Más pronto cae un hablador…

Más pronto cae un hablador…

Un par de ministros estaba a punto de cortarles las cabezas a la Secretaria de Cultura Federal y al delegado de Gustavo A Madero, pero recularon