La Bóveda del Fin del Mundo sufre los estragos del calentamiento global

La Bóveda del Fin del Mundo sufre los estragos del calentamiento global

En octubre de 2016, el año más cálido jamás registrado, se derritió el permafrost y el agua inundó la entrada del túnel de 100 metros dentro de la bóveda.