Agoreros de la desgracia

Usted y yo debemos estar informados, preparados y conscientes de que vivimos en una zona sísmica. Nadie sabe el día ni la hora