La tremenda Corte en acción

¿Vale la pena para el Estado mexicano eliminar los beneficios de la reforma en telecomunicaciones por privilegiar el bolsillo de un solo empresario?