Cuentas claras, amistades largas

Como parte del acuerdo entre la CDMX y Uber, la empresa debe pagar como impuesto el 1.5% de cada uno de los viajes que ofrece, dinero que se va a un fondo