¡Ya era hora!

Un gran acierto para las televisoras: se termina esa época en donde era pecado ir a la de enfrente