También les robaron la tranquilidad

Mexicanos defensores, activistas y periodistas fueron víctimas de espionaje; ahora, también tienen la certeza de que su tranquilidad también les fue robada