Los hombres del secretario

Miguel Torruco, titular de la Sectur, tiene a dos personajes de alto nivel y que representan su círculo más cercano para la toma de decisiones

PERFILES. Ellos son Humberto Hernández Haddad y Simón Levy-Dabbah, de generaciones distantes, pero tejidos con el mismo hilo de la lealtad. ILUSTRACIÓN: ALLAN G. RAMÍREZ
PERFILES. Ellos son Humberto Hernández Haddad y Simón Levy-Dabbah, de generaciones distantes, pero tejidos con el mismo hilo de la lealtad. ILUSTRACIÓN: ALLAN G. RAMÍREZ

Son dos, parecen tan opuestos que por ello se atraen. Quizá de las pocas coincidencias es que ambos han sido considerados jóvenes talentosos, cada quien en su época. Ellos son Humberto Hernández Haddad y Simón Levy-Dabbah, de generaciones distantes, pero tejidos con el mismo hilo de la lealtad.

El secretario de Turismo, Miguel Torruco, ha dicho que los admira, pues tienen aptitudes que los hacen únicos para desarrollar las nuevas propuestas y encomiendas turísticas.

  • HUMBERTO HERNÁNDEZ HADDAD

Lo conocen por tener una charla amable y una narrativa muy estructurada, es el subsecretario de Desarrollo y Regulación Turística de la Secretaría de Turismo. Es abogado con honores. Ha estudiado en universidades prestigiadas como la UNAM, Harvard y La Sorbona.

Es un estudioso de tiempo completo, hasta la fecha; experto analista de las Leyes de Reforma, también se graduó en Asuntos Internacionales, obtuvo maestría en Política Pública Internacional, estudios en Civilización Francesa, y así continúa.

El gran valor del maestro Hernández Haddad es conocer y ser reconocido por los líderes del sector en EU. Esta será la llave que abrirá puertas en el principal mercado emisor de turistas hacia nuestro país –más de 65 por ciento de los visitantes internacionales que recibimos son estadounidenses -además tiene la virtud de negociar y resolver entuertos.

  • SIMÓN LEVY-DABBAH

Es el subsecretario de Planeación y Política Turística. Cuenta que su primer viaje a China fue el más complicado que hasta este momento había realizado, resultó dramático, quería claudicar, al final representó la mejor enseñanza; filosófica y comercialmente.

Así estableció la primera empresa mexicana en Beijing y colaboró con diferentes marcas mexicanas para posicionar sus productos. Trabajó con Aeroméxico y la Secretaría de Economía.

Por las redes sociales circula una imagen de Levy-Dabbah cuando estudiaba Derecho en la UNAM –se graduó con Mención Honorífica- se le observa feliz e inquieto; así permanece, siempre en movimiento. Creando –una de sus mayores fortalezas– negocios, ideas, libros. Es fanático del equipo de futbol Chivas, gusta de las quesadillas con flor de calabaza.

Es perito en el mercado asiático, del que tan sólo de China salen más de 130 millones de viajeros.

 

Por EDGAR MORALES

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
SuplementosMEREN LO MEJOR. Opciones para consentirlas con estilo. ILUSTRACIÓN: ALLAN G RAMÍREZ

Mamá mía; Día de las Madres: PDF