El papel nunca muere

El papel nunca muere
El papel nunca muere

El rechinar de las máquinas y el crujir del papel anuncian la llegada de una nueva edición, que día con día llega a los hogares, tiendas y puestos de periódicos para el disfrute del lector.

Son unas 30 personas a cargo de Fernando Rocha, jefe de producción de la rotativa donde se hace el tiraje de El Heraldo de México, que se encargan de imprimir, acomodar y entregar el E periódico todos los días.

La jornada comienza a las nueve de la noche. Poco a poco llegan las planas y se analiza el color que deben predominar en cada una, pues a pesar de ser un periódico de nota dura, el diseño del diario “parece una revista”, señaló Guillermo Corona, prensista.

Con su herramienta básica, el cuenta hilos, Guillermo comprueba que los puntos que forman la imagen sean los adecuados y con ello no se sature o demerite el color.

[nota_relacionada id= 849411    ]

En cada edición se utilizan de 30 a 40 kilos de tinta que se colocan en más de cuatro mil rollos de papel, para así crear poco a poco las planas del periódico. “La calidad del diario es muy buena. Cuando hay un trabajo bien hecho, a nosotros nos resta hacer que luzca”, mencionó el prensista.

Con 500 ejemplares por minuto, se van haciendo las pacas de periódico para distribuirlas a las cuatro rutas: aeropuerto, suscripciones, voceros y ruta terrestre. José Luis Hernández, de 26 años de edad, es el encargado de supervisar las entregas y salidas de los ejemplares diarios que se distribuyen a toda la República.

El tiempo es el mayor reto para todos, pues la edición debe salir a más tardar a las cuatro de la mañana, para que pueda ser repartido.

Luego de mil ediciones de El Heraldo de México, los impresores, quienes llevan en el medio más de 14 años, aseguran que la prensa escrita aún tiene mucho tiempo de vida, porque “la letra escrita nunca muere”.

[nota_relacionada id= 849426    ]

https://youtu.be/2fagotJXLJE

Por Frida Valencia


lctl


Compartir