Lina Botero y el documental de su padre

Se filmó en 10 ciudades a lo largo de 19 meses, en los cuales recuperaron mucho archivo histórico, que de alguna manera quedaba perdido en el tiempo

Al principio, el pintor no estaba entusiasmado con la idea, ya que explicó, como los grandes artistas, Fernando es muy pudoroso. Foto: Yaz Rivera
Al principio, el pintor no estaba entusiasmado con la idea, ya que explicó, como los grandes artistas, Fernando es muy pudoroso. Foto: Yaz Rivera

Fue en un restaurante en Aix en Provence, en el sur de Francia, donde el director canadiense Don Miller, en compañía del pintor colombiano Fernando Botero y sus tres hijos, Lina, Juan Carlos y Fernando, comentaban sobre la exposición del artista en la provenza francesa.

Ahí surgió la idea de Miller, de crear un documental del pintor, con los mejores aliados que podría haber tenido; los Botero. Don también los acompañó a una exposición en China, que reunió a más de un millón de espectadores, y después de esta experiencia quedó convencido que tenía que hacer un proyecto cinematográfico.

Nos pareció una oportunidad maravillosa, primero porque conocemos a Don desde hace muchos años y también porque nos daba la oportunidad de crear un documento definitivo cinematográfico sobre la vida y obra de mi padre, comentó Lina, quien hizo énfasis en que en este filme querían captar la esencia de Fernando Botero.

 

LOS ALIADOS DEL RODAJE; LOS BOTERO

Se filmó en 10 ciudades a lo largo de 19 meses, en los cuales recuperaron mucho archivo histórico, que de alguna manera quedaba perdido en el tiempo. Se grabó al artista en su estudio en Mónaco, en Aix en Provence, en China y en México. El documental muestra la faceta íntima del pintor colombiano, así como sus grandes logros, sus inicios y su desarrollo como artista.

Más allá del éxito, la gente se encontrará con una historia inspiradora, mencionó Lina, quien funge como productora ejecutiva del filme, y cuya misión en este documental fue la de transmitirle a la gente cómo es su padre como persona, más allá del artista que todos conocen.

Por su parte, Juan Carlos Botero, hermano de Lina, escribió hace un tiempo un libro sobre su padre llamado El arte de Fernando Botero, que recupera la esencia de la obra del también escultor y ese escrito se convirtió en un gran referente para el rodaje de la película.

A pesar de que se han producido grandes películas sobre mi papá como las creadas por CNN, o la BBC de Londres, hoy en día, esos docu- mentos cinematográficos no son de fácil acceso para el público. Estoy muy contenta de que se reunieron las condiciones ideales para que se llevara a cabo este proyecto, dijo Lina.

 

Foto: Yaz Rivera

 

 

EL ARTISTA

Al principio, el pintor no estaba entusiasmado con la idea, ya que explicó, como los grandes artistas, Fernando es muy pudoroso y prefiere expresarse a través de su obra, por eso es artista. El estar mucho tiempo grabando y en entrevistas no era lo suyo, sin embargo quedó realmente feliz con el resultado final.

Para el pintor y escultor vivo más famoso del mundo, la grabación de este documental fue una especie de catarsis.

Uno de los comentarios que nos hizo mi papá cuando vio la película, fue que estaba asombra- do de cuántas cosas había hecho y cuántos logros había alcanzado en su vida, comentó la colombiana. Sin embargo, Lina cuenta que después de cada exposición, sin importar el éxito que ha tenido, su padre se levanta al día siguiente temprano y a las 10:15 de la mañana se encuentra, como todos los días, en su estudio, enredado en la problemática de la obra que está haciendo en ese momento.

Durante el rodaje, recordó varias etapas de su vida que fueron muy importantes en su carrera, como por ejemplo, la exposición que hizo en la calle de Champs-Élysées, que fue un hito en su carrera.

También recuerda cuando dejó de pintar durante un año entero para sumergirse en la problemática de hacer escultura.

Mi padre tiene una frase que dice: ‘Un buen artista busca soluciones, pero un gran artista busca problemas’.

¿Qué va a ver la gente en este documental?

L.B: Se va a sorprender, porque más allá de los aspectos artísticos de mi padre, saldrán los íntimos, de su vida y de su obra. Se descubrirá una historia muy inspiradora, de alguien que empezó de la nada, lo único que tenía muy claro en su mente era su vocación, su pasión, su compromiso y su capacidad de trabajo. Gracias a esto logró estar en donde está ahora.

 

Por MARÍA DEL MAR BARRIENTOS

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
PanoramaANFITRIONES. Ángel y Maricarmen Losada. Fotos: Cortesía.

Reciben un galardón