Juntos por una buena causa

Fundación Cima llevó a cabo la primera edición de su Cima-Market, donde marcas de prestigio se unieron contra el cáncer

Alejandra de Cima, presidenta de la fundación, comentó que parte de lo recaudado se destinará a los diferentes programas de detección oportuna. Foto: Yaz Rivera
Alejandra de Cima, presidenta de la fundación, comentó que parte de lo recaudado se destinará a los diferentes programas de detección oportuna. Foto: Yaz Rivera

Actualmente, en nuestro país mueren 18 mujeres al día por cáncer de mama, de las cuales 90 por ciento podrían salvarse si lo detectaran a tiempo. Para luchar contra este padecimiento, Fundación Cima creó el bazar Cima-Market, que se realizó por primera ocasión en la terraza del hotel María Condesa.

Alejandra de Cima, presidenta de la fundación, comentó que parte de lo recaudado se destinará a los diferentes programas de detección oportuna de la organización, y de ellos destacó el programa de capacitación de médicos y personal de salud, en diferentes partes de la República.

 

Este año estamos por concluir nuestra tercera intervención en Guanajuato e Hidalgo, con grandes logros que se verán reflejados en el número de mamografías, exploraciones clínicas, citologías de primera vez y pruebas de PCR. Estamos en la fase final, para dar a conocer los resultados durante el mes de diciembre, pero ya sabemos que rebasamos la meta que nos habíamos impuesto, dijo.

 

El evento fue totalmente familiar, y los asistentes pudieron poner su granito de arena mediante la adquisición de piezas de arte, joyería, artículos de decoración, bordados y accesorios de bronce, cerámica y madera.

¿Qué hace Fundación Cima?

Es una organización no gubernamental que contribuye a disminuir la mortalidad por cáncer de mama en México a través de educación, información y servicios a pacientes.

¿Cuándo se fundó?

En 2001.

 

 

Por Manuel Camacho-Zazueta
jram

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
PanoramaVIENDO A LA CÁMARA. El artista Jeff Koons, con la escultura La Fuente de Marcel Duchamp. Foto: YAZ RIVERA

Koons y Duchamp, el deseo hecho obra