Emprendedora de la semana Natalia Salame

La española quedó enamorada de México y decidió fincar su residencia aquí. Con su firma de chamarras, hace un homenaje a nuestro país en el que resalta el bordado de los artesanos chiapanecos

Este último año sacamos chamarras con calaveras ya que es muy característica de México. FOTO: YAZ RIVERA
Este último año sacamos chamarras con calaveras ya que es muy característica de México. FOTO: YAZ RIVERA

El mundo de las finanzas formaba parte de Natalia Salame, ya que cuando vivía en España trabajó para la Banca de Inversión. A su llegada a nuestro país y durante los meses en los que fincaba su residencia, la creadora quedó enamorada de las artesanías mexicanas.

Acudía mucho al Mercado de la Ciudadela a comprar tapetes, caminos de mesa, cojines y vasos, un día se me ocurrió hacer una chamarra de piel que combinara con algunos bordados que había comprado, quedó tan bonita que una amiga me sugirió venderla y justo ese día la compraron. Después dije ‘haré cinco, posteriormente 10 y así sucesivamente’. Hoy ya tengo cuatro años con la marca, dijo.

¿Cuál fue el mayor reto al que te enfrentaste con tu línea de chamarras?

Lo que más me costó trabajo fue la falta de contactos, de haber lanzado mi marca en España todas mis amigas se encuentran allá y me hubieran apoyado y no me hubiera costado tanto trabajo poder vender, yo sabía que tenía un buen producto y sabía que iba a funcionar.

Natalia Salame en sus inicios acudía al Mercado de Ciudadela. FOTO: ESPECIAL

Para ti, ¿qué tan importante es que se valore el trabajo de los artesanos mexicanos?

Nuestra firma ha sido muy ética, desde que inicié hace cuatro años le compro los bordados a una familia chiapaneca que tiene su puesto en el Mercado de la Ciudadela y siempre he pagado un precio justo por su trabajo. En algunas ocasiones me han criticado porque piensan que compro los bordados más baratos y no es así, considero que esto es un ganar para las dos partes, yo hago que los artesanos se sientan parte de todo el proceso de la elaboración de cada chamarra.

¿De qué manera eliges los diseños de los bordados?

En un principio reinaba mucho la flor y me di cuenta que algunas personas no se atrevían a usar algo tan floreado y comencé a combinarlo con rayas, rombos y otros estilos. Este último año sacamos chamarras con calaveras ya que es muy característica de México y los turistas desean llevarse un pedacito de este país y esta es una manera de hacerlo, ahorita estamos por sacar algunas con la imagen de la Virgen de Guadalupe y con algunos corazones.

Tus chamarras están en algunos hoteles de la Ciudad de México, ¿pero por qué decidiste vender en San Miguel de Allende?

En un inicio sólo estaba en boutiques multimarcas a las cuales el turista no tiene mucho acceso, fue por eso que decidí poner mis chamarras en los hoteles que tuvieran algunas tiendas, para que fuera más fácil poder adquirirlas.

LA ARTISTA QUEDÓ ECLIPSADA CON LAS ARTESANÍAS MEXICANAS. FOTO: YAZ RIVERA

¿Qué es lo que más te gusta de México?

Quedé eclipsada con toda la artesanía, son cosas que en mi país no tengo, desde los vasos de cristal soplado, los telares y sus colores.

¿Tienes alguna chamarra que sea tu favorita?

Todas son únicas por el bordado y me pasa todo el tiempo que cuando le ven una chamarra a una celebrity, luego me piden esa y ya no existe porque sólo existe una. Siempre que me preguntan ‘¿cuál me llevó?’, yo aconsejo que una color hueso, porque siempre lucirá muy bien.

Por Manuel Camacho-Zazueta y María del Mar Barrientos

oos

Foto: Yaz Rivera

¿Te gustó este contenido?