El Sol volvió a brillar

A dos capítulos de que finalice la primera temporada de Luis Miguel la serie, te presentamos cómo ha impactado esta producción a la sociedad mexicana

Foto: Especial
Foto: Especial

Muchas críticas recibió Diego Boneta cuando el público se enteró de que él iba a personificar a Luis Miguel en la serie de Netflix. Fracaso seguro, se escuchaba en varios medios de comunicación. Lo cierto es que, por curiosidad o fanatismo, los mexicanos no se perdieron el primer capítulo de la serie, y ahí comenzó todo.

Miguel Alemán con parte del elenco y Alejandro Basteri, hermano de El Sol

 

Una mezcla de realidad y ficción llevó a la audiencia a querer conocer más de los personajes, comentando sobre el parecido físico o cuestionando sobre lo que ocurrió en la vida real. Por el hermetismo que siempre ha rodeado a El Sol, esta serie ha permitido conocer un poco más de sus amores y de sus producciones musicales, pero lo que más conmoción ha causado, es la historia de sus padres.

La vida de Luis Miguel provoca esa mezcla de curiosidad y morbo, que tiene a sus fanáticos, y a los no tanto, pegados a la televisión cada domingo. ¿Pero por qué esta serie ha despertado tales sentimientos en la sociedad mexicana?

El mito

La vida de Luis Miguel siempre fue un misterio para la gente. Él ha sido, y seguirá siendo, un personaje seductor por el que todo mundo cae, opinó la periodista Claudia de Icaza, autora en 1994 de El gran solitario, la biografía no autorizada de Luis Miguel, que desembocó en una demanda contra ella. Con Luis Miguel siempre ha importado tanto su voz como su mito. Yo fui la primera en decirlo en mi libro, que él había tenido un sacrificio impresionante como ser humano para encumbrar a su personaje, explicó.

De 1987 a 1995, Víctor Hugo Sánchez fue el único periodista que fue invitado cinco veces a casa de Luis Miguel para realizar entrevistas personales. Además, cubrió 20 conferencias de prensa, y viajes a Montecarlo, Nueva York y Acapulco. Tengo una hija de 21 años que se sienta con su mamá de 43 a ver la serie, que ya le gustan sus canciones y que está intrigadísima con lo que le pasó a la mamá de Luis Miguel, compartió. Yo no pensé que sucedería algo así. La serie ha tenido éxito porque los mexicanos creamos empatía con el que vemos caído. Aquí no lo vemos como triunfador, sólo vemos los fregadazos.

El fenómeno

Según la socióloga Lorena Esparza, las series han tenido gran aceptación entre la gente por su formato y su duración. En el caso de Luis Miguel: sientes que te acerca al personaje que admiras. Al verlo envuelto en temas comunes, causa empatía en los que la ven.

Después del capítulo cuatro, un personaje acaparó las miradas: el famoso Luisito Rey, el más odiado de México, interpretado por Óscar Jaenada. Desde memes hasta imitaciones que ya se han vuelto comunes, de su fuerte acento español, tal vez lo que nadie esperaba fue que el presidente Peña Nieto lo nombrara como el villano más malo. A esto le siguieron un sinfín de playeras y parafernalia, con leyendas como Te odio Luisito Rey y Coño Mickey, que han tenido gran éxito, incluso entre influencers y celebridades.

Hemos sido testigos del impacto de esta producción, con anécdotas como la ocurrida en la Liga Mexicana de Beisbol, cuando el tema Culpable o no fue entonado por la afición reunida en el estadio Fray Nano. Algo similar sucedió en el Mundial, cuando la Selección Mexicana enfrentó a Suecia, y en las tribunas cantaron Entrégate en lugar del infame cántico que le ocasionó una multa a nuestro país.

¿Pero se le puede llamar adicción? La psicóloga Leslie Beltrán opina que en este siglo hay nuevos tipos de dependencias, y que en el caso de las series éstas nos enganchan a un contenido que nos mantiene alertas y con ganas de seguirlo viendo. Obviamente son cosas que queremos ver y queremos hacer, porque nos pueden generar un tema de conversación.

Límites de la ficción

Arturo Velasco aún recuerda aquellos días junto a su padre, el inolvidable presentador Raúl Velasco. Pero no es por esa razón que sigue la serie. Desde hace unos años, la nostalgia es el gran ingrediente para comprar un boleto, es una gran vendedora, explicó. Como fundador de la agencia de contenidos digitales Content For You, y ex CEO de Televisa Música, dice estar sorprendido con esta producción. Empecé siendo crítico, pero ahora estoy picadísimo y me encanta cómo la hicieron.

 

Luis Miguel, Arturo Velasco y Juan Carlos Calderón.

 

Reconoció que también hay una línea muy borrosa entre la realidad y la ficción. Cuando estás metido en la verdadera historia, ves que la trama tiene modificaciones, explicó. El casting para mi papá y el señor Azcárraga fue malísimo. Entiendo que es una serie de ficción, pero no me cuadró el tono, ni la historia, porque en realidad ellos no fueron a buscarlo.

Su apreciación de la serie es reveladora. Cuando veo un video de Siempre en domingo, me trae todos los recuerdos, compartió. Pero también vibro con esta serie, donde aparece Juanpa Zurita, que de regalo les genera 16 millones de seguidores en redes sociales.

Velasco vivió la transición en México de los medios tradicionales al mundo digital, y considera que este nuevo lenguaje es básico para crear producciones exitosas como esta serie. Hoy, el equivalente podría ser Netflix, porque la gente va al mismo lugar, a la misma hora, a ver la misma historia. Cuando hay un lugar de encuentro, como antes lo era Siempre en domingo, la gente prende la tele y se sienta a verlo. Y acabando la hora, cuando viene el impacto, llega esa viralización donde todo el mundo participa, y que antes no existía.

Miguel Alemán: su conexión con Luis Miguel

El empresario mexicano, presidente ejecutivo de ABC Aerolíneas, Interjet, tiene una larga amistad con Luis Miguel, y como se ha visto en la serie, se remonta a la adolescencia. Es uno de los socios de Gato Grande, la compañía productora del prestigiado Mark Burnett, que inició actividades en Latinoamérica con la producción de esta serie. Miguel Alemán Magnani también asesoró a El Sol tras la demanda de su exmánager William Brockhaus, y es quien siempre lo ha apoyado en los momentos más difíciles de su carrera.

 

Por María del Mar Barrientos y Carlos Celis

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Panorama¿Hacia dónde va el mundo editorial?

¿Hacia dónde va el mundo editorial?