Aranzasu Galguera

Su nombre ya es conocido en la élite de la equitación, y no sólo en el aspecto deportivo. La joven entrenadora ha ganado prestigio entre los dueños de caballos por su excelente trabajo y por el vínculo que logra crear con estos animales

Foto: MANUEL GÓMEZ GIMÉNEZ
Foto: MANUEL GÓMEZ GIMÉNEZ

La entrenadora de caballos tiene apenas 23 años, pero ya se distingue por su estilo para domar a estas criaturas que son tan sensibles como inteligentes. El éxito para conseguir disciplina está en crear un vínculo: Al caballo no lo utilizas como un objeto, o un animal que pueda llenar todas tus expectativas y tu ego de humano.

Tiene cuatro años dedicándose al entrenamiento de caballos profesionalmente, y dijo que aprendió todo esto pues, desde pequeña, estos animales han formado parte de su vida. Yo digo que antes de nacer, porque mi mamá ya montaba cuando estaba embarazada. Contó que su familia siempre ha tenido una historia con los caballos: Mis abuelos maternos los utilizaban como transporte, y para el trabajo en una finca cafetalera. Mi madre perteneció a un equipo de escaramuza charra en la ciudad de Oaxaca, y mi padre también practicó la charrería. Fue así como se conocieron.

¿Cuándo te subiste a un caballo por primera vez?

El primero que monté sola fue cuando tenía tres años, era una yegua que se llamaba Madonna. Recuerdo que desde el kínder, salía de la escuela y montaba todo el día.

¿Siempre supiste que querías dedicarte a algo relacionado con los caballos?

Desde chiquita he estado fascinada con estos animales. Empecé a hacer doma natural sin darme cuenta que lo era. A veces me sentía con miedo por algo que había pasado en la escuela, o en la casa, y me iba con los caballos y ahí me sentía libre.

¿Cuáles son los tipos de doma?

La doma natural es el entendimiento entre el humano y el caballo. Otro tipo de doma, casi siempre, es sometimiento. En la natural tú buscas que el caballo esté contento y se sienta bien, que sea como un juego.

Aranzasu es originaria de Oaxaca, después vivió en Campeche, y actualmente reside en Costa Rica, donde desde hace seis meses es estudiante interna de Alejandra González, una instructora del método Parelli, con el que ahora se está certificando. En aquel país, ha participado en competencias de dressage (doma clásica). Su primera competencia fue en marzo y ganó un primer lugar. También ha estado en ferias de pura raza española, donde ha competido en estilo de amazona y en doma vaquera, también ganando varios premios.

En su desarrollo como entrenadora, se ha preparado en temas de salud, funcionalidad, anatomía y psicología equina, y también ha asistido a clínicas de David Alonso, el renombrado domador de caballos. Ella considera que ahora la buscan como entrenadora porque se nota el buen trabajo que hace con los animales: Cosas que pueden ser difíciles, pero cuando ven que los caballos de verdad disfrutan lo que están haciendo, por eso me reconoce la gente, contó. Ves que está en libertad, conectado y gozando lo que está haciendo.

¿Todos los caballos pueden ser entrenados?

Algunos requieren más tiempo y atención que otros, cada caballo es único y cuenta con habilidades diferentes.

¿Qué significan para ti?

Libertad, inspiración, fortaleza, felicidad, disciplina, sensibilidad, responsabilidad y mi mejor manera de expresarme.

¿Cómo logras entenderte con ellos?

Con un lenguaje corporal, dándole una intención a cada movimiento, con mi energía y sonidos de voz para cada indicación.

La joven entrenadora empezó esta carrera con el pie derecho. Mi familia jamás me presionó, yo no veía mi vida lejos de los caballos. Mi mamá me apoyó y me dijo que era la mejor decisión que había tomado. Ahora los clientes la buscan cuando tienen caballos para domar, o porque los animales tienen algún problema y sus dueños están buscando solución. Se ha corrido la voz y Aranzasu opina que las redes sociales la ayudaron a dar a conocer su trabajo: Yo creo que también es por mi página de Instagram (aranzagalguera), que está abierta para todos, compartió. Ahí subo fotos y se puede ver el disfrute de los caballos. Yo lucho por eso, y trabajo día a día para ser mejor.

 

 

Por CARLOS CELIS

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
PanoramaCientos de visitantes
disfrutaron del tradicional
evento en Baja
California (Foto: Yaz Rivera)

Nueve décadas de vendimia