Alonso de Garay, el arquitecto detrás del Estadio de los Diablos Rojos

"Acérquense a un buen mentor", recomienda el profesional mexicano a los jóvenes arquitectos

Arquitecto-Alonso-Garay
Aunque entró a estudiar Finanzas, Alonso de Garay siempre supo que su profesión sería la arquitectura. Foto: Yaz Rivera

Desde niño, Alonso de Garay fue un apasionado por el dibujo; de sus juguetes recuerda una canasta llena de cubos con los que construía las torres y edificios más importantes de aquellos tiempos de la Ciudad de México.

Quiso seguir el legado de su familia y entró a estudiar Finanzas en el ITAM, pero sólo estuvo un semestre, ya que la arquitectura era la profesión que realmente le apasionaba.

Le comenté a mi papá que me dejara hacer un semestre en la Universidad Anáhuac, para quitarme el gusanito, y el proceso fue natural; me sentí como pez en el agua y me quedé, dijo el arquitecto.

La trayectoria de Alonso abarca desde construcciones habitacionales, edificios para hacer coworkings, restaurantes en Nueva York, hasta la construcción del nuevo estadio Alfredo Harp Helú, de los Diablos Rojos del México.

Basa sus construcciones pensando en el diseño.

Cada proyecto es distinto y su uso es diferente, creo que estoy peleado con los estilos. Primero debes saber la zona, la gente, su cultura, quién lo va a utilizar y quién lo habitará. Forma y función no deben entrar en conflicto, las dos van de la mano, aseguró.

Durante su estancia en La Gran Manzana, el arquitecto, en compañía de un grupo de amigos, tenían la inquietud de realizar un proyecto; fue así como surgieron dos restaurantes.

Al proyecto se sumó Enrique Olvera, él ya tenía en mente hacer algo en Nueva York, todo se alineó y salió a la perfección, dijo.

A su regreso a nuestro país, Alfredo Harp Helú le confió la construcción del nuevo estadio de los Diablos Rojos del México, proyecto que realizó en colaboración con un despacho de Chicago.

Fue un reto enorme para mí, porque estaba recién llegado e iba empezando con mi despacho. En ese momento no tenía la infraestructura completa, pero me armé del mejor equipo y todo salió avante, comentó.

¿Qué consejo le darías a los jóvenes arquitectos?

Que se acerquen a un buen mentor.  Es importante hacer construcciones que aporten y sumen. La tecnología puede ser tu peor enemigo, hoy en día se clavan mucho en los renders y descuidan la parte de ir a ver y sentir donde se va construir. Ya no se adentran mucho en el terreno.

Por Manuel Camacho-Zazueta

¿Te gustó este contenido?