Alberto Romero Guillén

Con el título México y España unidas por sangre y cultura expone por primera vez sus obras en nuestro país en el Club de Industriales

Foto: Yaz Rivera
Foto: Yaz Rivera
Foto: Yaz Rivera

¿Cómo surge el proyecto de exponer aquí en México?

Se inicia a través de conocer a Guillermo Steta, presidente de la Federación Mexicana de Polo, se enamoró de mi obra y adquirió dos piezas; cuando las vio, le encantaron por la técnica, materia y el relieve de las piezas. Una vez que las tuvo, se asesoró por galeristas, pidió sus opiniones, me lanzó la propuesta de realizar a personajes mexicanos.

¿Cómo los llevaste a cabo?

En formato pequeño de tres en tres, se los iba mostrando, así llegamos hasta 18, una vez que consideró que ya estaba terminada, me comentó la posibilidad de exponerla en México.

¿Qué personajes mexicanos?

Sor Juana Inés de la Cruz, Dolores del Río, Cantinflas, María Félix, Frida Kahlo, Diego Rivera, Benito Juárez, Porfirio Díaz, Pedro Infante, Emiliano Zapata, por destacar algunos, siempre queriendo respetar mi técnica.

¿Qué técnica usaste?

Mixta con soporte de madera, me gusta incluir materiales como poliéster, fibras de mármol, aserrines, papeles, hojas naturales, sedas y, posteriormente, incluyo acrílicos y sintéticos.

¿Qué te produce México?

Es una nación de muchos colores y contrastes, por su naturalidad y el acogimiento del mexicano, me siento feliz de representar en mis cuadros a este colorido país.

¿Ya habías estado aquí?

Es mi primera vez que expongo, no sólo con los cuadros de los personajes mexicanos; quisimos hacer una exposición hispanomexicana para unir a los dos países ya que estamos hermanados, su idioma, sangre y lazos culturales. Se están presentando 45 piezas divididas en diversas fases que he desarrollado a lo largo de mi vida artística. Inicio con la Duquesa de Alba, personajes del Siglo de Oro español y las personalidades mexicanas.

Foto: Yaz Rivera

Tu historia con la duquesa de Alba, ¿cómo inicia?

Fue en una exposición colectiva que tuve en España, me lancé al ruedo y le dije que si había la posibilidad que me diese permiso para hacer bocetos en imágenes de ella, me respondió que como escultor tenía todo su apoyo, a partir de ello inicié un trabajo de 20 piezas de 50 por 50. Me recibió en el Palacio de Liria y le encantaron. Es muy bonito decirlo pero en 600 años de existencia del ducado De Alba nunca le han concedido el permiso a ningún artista para retratar y exponer en público tantas obras. En mi caso hice 85 cuadros de ella y seis exposiciones por España, en Ibiza, Sevilla, Madrid, Toledo y Barcelona.

¿Qué estudio realizaste para poder pintar su imagen?

Lo que hice fue un recorrido por su vida, sus gustos, pasiones, sus toros, caballos, el flamenco, los viajes que realizaba, lugares favoritos, donde le gustaba pasar el verano, cuando estaba en paz y tranquila, su isla en Ibiza, cómo vestía, sus gafas y joyas. Me tocó conocerla personalmente, acudió a mis inauguraciones. Su hijo mayor, quien hereda los títulos, ha querido dejar un reflejo y una serie de palabras haciendo referencia al cariño y aprecio que la duquesa me tenía. En muchas inauguraciones a ella se le saltaban las lágrimas porque realmente se veía reflejada en mi obra, de alguna manera sus hijos quieren que mantenga viva la imagen de su madre.

Mensaje del Duque de Alba

Me es grato escribir sobre la obra de Alberto, estuvo muy próximo a mi madre, la Duquesa de Alba. Y la reflejó tal y como era, estudiando sus gestos y rasgos, siempre presente en sus exposiciones.

 

Por Manuel Camacho-Zazueta

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
PanoramaFoto:  NAYELI CRUZ

Félix y Gil