Violencia en Coyoacán a ritmo de cumbia, en el segundo día de precampañas

Los dueños de locales y vendedores ambulantes por vez primera vieron la violencia cínica y grupal en Coyoacán, en a penas el segundo día de precampañas

Tomada de Internet
Tomada de Internet

Detonó la violencia en Coyoacán a ritmo de cumbia. Previo al mitin de Andrés Manuel López Obrador volaron sillas en la Plaza Hidalgo, eso fue apenas el preludio de una tarde de sangre.

Al culminar el evento de López Obrador -alterno a una convivencia decembrina convocada en la misma Plaza por la Delegación Coyoacán, con un escaso quórum de 20 personas que escuchaban interpretaciones tropicales de una mujer y un tecladista– un grupo superior a 200 personas tomó las lonas de Morena, las desgarró y les prendió fuego, ante la mirada atónita de visitantes.

Visitantes y turistas sin propósitos políticos creían ser sólo observadores de la violencia; sin embargo, sólo fue hasta que el ardor de la fogata encendió el ánimo del grupo y agredieron sin límites a más de 15 personas: un hombre recibió un navajazo en la pierna derecha, una mujer de más de 50 años recibió una patada en la cara, tres mujeres jóvenes fueron brutalmente golpeadas, mientras los insultos y los empujones se silenciaban entre la melodía de una salsa.

La música no paró nunca, como nunca paró allí patrulla, policía o autoridad alguna en uno de los sitios emblemáticos de la Ciudad de México, donde en cualquier otro viernes de quincena rondan el cuadrante una patrulla y una grúa.

Llegó la noche entre las cumbias, la impunidad y el temor de los visitantes. Los dueños de locales y vendedores ambulantes por vez primera vieron la violencia cínica y grupal en Coyoacán, en a penas el segundo día de precampañas.

Por Katya López

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
PaísCUARTOSCURO.

La fuga inexplicable de El Chapo