Venden carne de caballo en lugar de res en cinco estados, incluida CDMX

Un estudio publicado por la Humane Society International y realizado por la UNAM confirmó la sospecha pública: sustituyen carne de res con carne de caballo.

Archivo Cuartoscuro
Archivo Cuartoscuro

Al menos en seis grandes urbes de cinco estados, incluida la Ciudad de México, se encontraron múltiples puntos de distribución en los que se vendía carne de caballo -cruda y procesada- etiquetada como carne de res. Así lo reveló un nuevo estudio publicado por la ONG Humane Society International (HSI) comisionado a la Universidad Nacional Autónoma de México.

De acuerdo con la publicación de esta ONG, la venta de carne de caballo como si fuera de res se realiza en negocios de al menos cinco entidades: Ciudad de México, Aguascalientes, Zacatecas, Chihuahua y Pachuca. La investigación específica que en la mayoría de los casos los comerciantes, tanto del producto crudo como procesado, no están al tanto de que fueron surtidos por carne de equino etiquetada como res.

La mayor prevalencia de esta práctica se dio en la Ciudad de México.

La investigación, encabezada por los expertos de la Facultad de Veterinaria de la UNAM María Salud Rubio y Juan Francisco Hernández, se basó en el análisis de 433 muestras de carne cruda y cocida vendida en tacos, gorditas, burritos y como milanesa.

Los exámenes fueron recolectados de 157 comercios en Aguascalientes, Zacatecas, Chihuahua, Ciudad de México, Pachuca y San Vicente Chicoloapan. Por si fuera poco, los análisis detectaron presencia de clembuterol en el 65 por ciento de la carne que resultó ser de caballo.

HSI también específica que la carne de caballo es considerablemente más barata que la de res. Mientras que el kilo de producto de equino tiene un precio promedio de 70 pesos, el vacuno puede llegar a 140 pesos, el doble.

Producción de carne de caballo en México (en toneladas). Imagen: www.hsi.org

De acuerdo con Daniel Antón Aguilar García, director en México de HSI, explica la carne de caballo es dañina para la salud, por lo que al consumirla se pueden desarrollar diferentes enfermedades. La carne de caballo no es óptima para el consumo humano porque los caballos son tratados con sustancias prohibidas para la ingesta de las personas y, por ende, pueden ocasionar problemas importantes de salud, señaló en entrevista con el sitio En Forma 180.

Entre las sustancias que se pueden hallar en la carne de equino se encuentran químicos como Isoxsuprine, Zilpaterol, Ractopmaina, Triamcinolone Acetonide o Dexamethasone que provocan daños en la salud como problemas sanguíneos, intestinales (salmonelosis), gastroenteritis, complicaciones en el embarazo, intoxicación y encefalitis, entre otros.

Por Redacción El Heraldo de México

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
PaísCUARTOSCURO.

La fuga inexplicable de El Chapo