Ven conflicto con gobiernos

La creación de coordinadores estatales implica un rediseño institucional importante, aunque su implementación generará una relación ríspida con gobernadores de oposición

FOTO: Especial
FOTO: Especial

La creación de coordinadores estatales como lo anunció el virtual presidente Andrés Manuel López Obrador implica un rediseño institucional importante, aunque su implementación generará una relación ríspida con gobernadores de oposición.

Así lo señaló Gerardo Rodríguez, profesor de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), quien dijo además que esta figura es viable, pero habrá un cuello de botella por el número de temas que debe tratar la federación con los estados, además que prácticamente serán gobernadores sombra y esto generará tensión política entre el titular del Ejecutivo y gobernadores.

Los va a hacer gobernadores sombra si es que como se dice va a nombrar a los candidatos a las gubernaturas, eso va a generar muchísima tensión política entre los gobernadores y el presidente López Obrador.

Tendría que tener un poco más de tiento en la elección de estos coordinadores, señaló el especialista.

Esto debido a que puede generar presión en los gobernadores a través de la federación en la asignación de presupuesto y en el ejercicio de programas federales.
La autonomía política que ejercieron gobernadores de oposición se les va a terminar.

Es una reforma administrativa-política de gran envergadura que va a necesitar de una operación desde la Presidencia de la República muy fuerte porque la oposición de los gobernadores va a ser férrea, advirtió.

Aseguró que desde el sexenio de Felipe Calderón sumaban mil 600 delegados federales, la mayoría con gran poder. Los nuevos coordinadores, dijo, tendrán que tener representantes para abarcar todos los temas.

Tendrá que tener subcoordinadores por temas, para tener representantes por sectores porque son temas muy específicos, aseguró.

Para el profesor e investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Javier Oliva Posada, esta nueva figura política es una medida centralizante por la cuestión presupuestal.

Por cómo se van a manejar los programas, va a ser un delegado de delegaciones, pero tendrán mucha injerencia en la trama política estatal, es como una especie de embajador del gobierno federal con mucho poder, dijo.

Aseguró que lo ideal es que los coordinadores no sean originarios del estado en el que serán asignados.

Sería una idea interesante explorar siempre y cuando la figura quede acotada en términos jurídicos, que sus atribuciones fueran muy claras, señaló el investigador.

Por Diana Martínez

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
PaísEl mandatario supervisó las
instalaciones de ese
nosocomio. FOTO: ESPECIAL

“Estamos cumpliendo totalidad de compromisos”: EPN