Va Santa Lucía, sin opulencia

Plantean edificarlo sólo con materiales mexicanos. austero, pero eficiente: AMLO

BAUTIZO. Un camión de bomberos arroja un chorro de agua como tradición al comenzar un aeropuerto. Foto: Leslie Pérez.
BAUTIZO. Un camión de bomberos arroja un chorro de agua como tradición al comenzar un aeropuerto. Foto: Leslie Pérez.

Comparado con el fallido proyecto de Texcoco, el Aeropuerto Internacional de Santa Lucía (AISL), el cual inició su construcción este jueves, será un complejo sencillo, eficiente y sin lujos.

De acuerdo con el proyecto Sistema Aeroportuario Metropolitano (SAM), el AISL tendrá un diseño austero, será construido con materiales nacionales y eliminará cualquier tipo de accesorios innecesarios para su funcionamiento.

El proyecto se basa en un concepto sencillo con el fin de adaptarse al plan de austeridad del gobierno de México, sin perder de vista la innovación, eficiencia y funcionalidad, detalla el documento.

Por ejemplo, no contempla la adquisición de pisos de importación, ni materiales de construcción importados de otros países, como sí estaba contemplado en el fallido NAIM, proyecto diseñado por los reconocidos arquitectos Norman Foster y Fernando Romero.

El de Santa Lucía, que se llamará Aeropuerto Internacional General Felipe Ángeles, será fácil de construir, pues se trata de una propuesta arquitectónica con base en una selección de materiales mexicanos, que represente a un país por su ingenio constructivo y su sencillez en el uso de materiales y sistemas.

En el banderazo de construcción, donde presenció el inicio de los trabajos de construcción por parte de militares, el presidente   dijo que la historia demostrará que su decisión de construir el aeropuerto en Santa Lucía es lo correcto, pues el suelo es firme y no es fangoso como en Texcoco.

 

También se decidió hacer aquí el aeropuerto porque va costar menos. Lo explicaba Julio Scherer: no podemos hacer obras faraónicas habiendo tantas necesidades, dijo.

El consejero Jurídico de la Presidencia, Julio Scherer, consideró que a pesar de las diferencias, los mexicanos son uno mismo y al final se sabrán entender.

El aeropuerto de Santa lucía es ahora una realidad. No permitamos que su construcción cause más divisiones. Llegar juntos, solidarios a este día, representa un triunfo más de nuestro gobierno, dijo y luego agregó que la 4T superó alevosos impedimentos legaloides.

En ese sentido, Julio Scherer aseguró que no se tendrá el aeropuerto más caro del mundo, ni el más lujoso y avanzado, pero en cambio habrá uno austero, decoroso, funcional, seguro, digno y moderno.

Por Francisco Nieto Balbino




lctl

¿Te gustó este contenido?