Revisiones periódicas y control de peso, clave contra obesidad: IMSS

Para combatir la obesidad en la población, el IMSS recomendó llevar a cabo controles de peso y la revisión del estado general de salud en sus módulos de PrevenIMSS

La obesidad es el resultado de consumir más calorías de las que se gastan. Foto: Cuartoscuro

Para combatir la obesidad en la población, el IMSS recomendó llevar a cabo controles de peso, la revisión del estado general de salud en sus módulos de PrevenIMSS, y el seguimiento preciso de recomendaciones sobre alimentación y actividad física.

Julia del Carmen Rodríguez García, jefe del Área de Nutrición y Salud en Primer Nivel, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), afirmó que también es fundamental no consumir productos procesados, altos en azucares y grasas, realizar 30 minutos de actividad física al día, dormir por lo menos 7 horas diarias, y acudir a revisiones médicas preventivas para conocer el estado nutricional.

La doctora del IMSS explicó que la obesidad es el resultado de consumir más calorías de las que se gastan y que se convierten en tejido graso activo que produce toxinas, ocasionando inflamación crónica en distintos órganos, dando lugar a alteraciones y trastornos en el funcionamiento de nuestro organismo.

Subrayó que esta acumulación excesiva de tejido graso, con relación al peso total de una persona, generalmente se sitúa más en el abdomen, caderas, muslos o brazos, y no es sólo una condición o característica, es un padecimiento crónico, prevenible y controlable.

Añadió que esta enfermedad no aparece de un día para otro, sino que lleva un proceso de tiempo que inicia con el sobrepeso, por lo que las revisiones periódicas en la Unidad de Medicina Familiar contribuyen a la prevención al detectar cuando los límites de peso se han rebasado.

Índice de Masa Corporal

Explicó que hay una fórmula rápida para hacer el cálculo y que tiene que ver con la relación entre el peso y la talla, si nosotros dividimos nuestro peso entre la estatura al cuadrado, vamos a obtener un resultado que le llamamos Índice de Masa Corporal (IMC) y de acuerdo a eso se va clasificando el estado de nutrición.

Añadió que el IMC mayor a 25 nos indica sobrepeso y mayor a 30 indica obesidad; en este sentido, existen diferentes grados de obesidad, cuando el IMC está entre 30 y 34.9 es obesidad grado I, cuando está entre 35 y 39.9 se considera obesidad grado II y arriba de 40 es obesidad grado III, llamada obesidad mórbida.

La doctora Rodríguez Garcia mencionó que los síntomas que se presentan cuando los límites del IMC se han rebasado son: problemas de autoestima por la apariencia física, dificultad para moverse, para agacharse y realizar actividades cotidianas, dificultad para respirar, dolores articulares, problemas para dormir y cansancio crónico.

Por Adrián Arias

kyog

¿Te gustó este contenido?



Escribe al menos una palabra.