Queremos respuestas oficiales

Amigos de Emilio, quien se encuentra estable, exigen el esclarecimiento de la agresión

FOTO: Especial
FOTO: Especial

La salud de Emilio Alejandro Aguilar aún es delicada pero estable y aunque sus amigos más cercanos no han podido verlo, se mantienen al tanto de su estado.

Sabemos que está evolucionando bien y necesita recuperación. Lo importante y bonito es que responde bien al tratamiento, dijo una de sus amigas.

Para sus también compañeros de preparatoria, los más importante ahora, después de la recuperación de Emilio, es que las autoridades den con los responsables de la agresión contra los estudiantes universitarios y expliquen cuál fue el motivo y el origen de los hechos violentos ocurridos frente a la explanada de Rectoría.

Queremos que nos respondan quién mandó a los porros, de dónde a mandaron los porros y para qué fin, subrayó la joven universitaria.

Por otra parte, en la asamblea de la Preparatoria 6, en que se extrañó la presencia activa de su compañero herido, ayer se delinearon las peticiones que se harán a las autoridades.

Destacan, seguridad en el plantel para evitar incidentes violentos contra la comunidad, combatir el acoso de profesores a los alumnos y esclarecer en qué gastan los recursos de su escuela.

MUESTRA SABIDURÍA

Emilio pidió que esto que me pasó a mí, sirva para que no le pase a nadie más, en referencia a la agresión que sufrió el lunes 3 de septiembre.

Los familiares del joven, en un comunicado difundido cerca de la media noche del lunes, exigieron que todas las víctimas tengan la atención debida y la justicia que cada una de ellas merece.

La familia detalló que la condición de Emilio aún es delicada pero estable, pues las lesiones que le fueron infligidas casi le arrebatan la vida.

Reconocieron que las heridas más urgentes fueron atendidas de forma brillante y oportuna y agradecieron el apoyo brindado por la UNAM y los médicos de la clínica 8 y del Centro Médico Nacional Siglo XXI.

Esperamos y confiamos en que pronto deje la unidad de cuidados intensivos para comenzar con el proceso de franca recuperación, expresaron los familiares.

Hicieron público su rechazo a cualquier tipo de violencia en la Universidad y contra las y sus estudiantes.

Por Lizeth Gómez

¿Te gustó este contenido?