Preparadas para surcar los cielos

Aurora y Cynthia entraron a una brigada que antes fue exclusiva para varones

El equipo de los paracaidistas tiene un peso total de 25 kilogramos. Foto: Arturo Vega Vivanco
El equipo de los paracaidistas tiene un peso total de 25 kilogramos. Foto: Arturo Vega Vivanco

Aurora Valencia tiene 28 años, es originaria de Monterrey, Nuevo León y hace un año y cuatro meses decidió dejar la carrera de Leyes y enrolarse en el Ejército. Al igual que ella, Cynthia Mora dejó sus estudios en Psicología.

Ambas participaron en una de las prácticas de salto en paracaídas como acto previo a su graduación, que les permitirá portar el uniforme de la brigada de Fusileros Paracaidistas de la Fuerza Área Mexicana.

En el rostro de Aurora Valencia se dibuja una sonrisa al recordar la razón por la que ingresó al Ejército. En su primer intento le dijeron que en el agrupamiento de Paracaidistas no había lugar para mujeres.

Mientras cursaba el sexto semestre de la carrera de Derecho, fui a una exposición de las Fuerzas Armadas en Monterrey, en uno de los módulos estaban los soldados de boina roja, los vi con gallardía y valentía, y me detuve para pedir informes, me dijeron que tendría que esperar hasta febrero de 2018, ya que en esa fecha empezarían a aceptar mujeres, relató.

El adiestramiento que reciben consta de cinco saltos; los primeros dos se realizan sin equipamiento, el tercero con una mochila, el cuarto con arma, y el quinto, con el equipo completo.

Tienes que estar preparada psicológica y físicamente, nunca se logra tener completa calma; en mi caso pienso en mis hijos, cuando abre el paracaídas digo: bendito Dios, ya voy a caer sana y salva, contó Aurora.

La práctica se lleva acabo en la base aérea de Santa Lucía, 200 elementos del Ejército Mexicano volaron en aviones CASA-295 y saltaron a mil 500 pies de altura. Entre los soldados se encontraban 100 elementos de las Fuerzas Especiales y nueve mujeres.

Como mujer y como madre significa mucho el hecho de servirle al país y estar dispuesta a cumplir cualquier misión; es el mejor ejemplo que le puedo dejar a mi hija, señaló la mujer de 28 años, originaria del Estado de México.

Cynthia tiene un año de servicio. Además de estudiar, los fines de semana trabajaba como demostradora en tiendas de autoservicio.

Se convirtió en un estilo de vida. En mi caso ya me gradué, llevo nueve saltos, pero debemos perder el miedo.

Por Arturo Vega Vivanco

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
PaísLópez Obrador dijo que el reto es el abasto de medicamentos y de doctores. Foto: Especial

Guardia Nacional va ahora contra los feminicidios