Preocupa entorno social por Tren Maya

Un documento elaborado en la Cámara de Diputados advierte de los impactos negativos durante la construcción del proyecto

18 estaciones proyecta el tren. Foto: Especial

Crecimiento anárquico de áreas urbanas, carencia de servicios públicos, inmigración laboral, delincuencia, consumo de alcohol y drogas, y prostitución son los impactos negativos que alertan conlleve la construcción del Tren Maya, uno de los principales proyectos de la 4T.

De acuerdo con el documento Aspectos legislativos, ambientales, económicos y socio-culturales, elaborado en la Cámara de Diputados y entregado a funcionarios federales, el Tren Maya -de no cuidar aspectos integrales alrededor de la obra-, está destinado a afectar el entono social en los cinco estados por donde pasará este tren.

Entre estos impactos negativos, destaca el estudio, también está la posible especulación en el mercado de tierras: compra, renta, usufructo, servidumbre, entre otras modalidades de acceso.

Asimismo, afectaciones a los bienes distintos a la tierra, como los cultivos, cercas y predios forestales, así como una latente problemática social en asentamientos irregulares que han invadido derechos de vía.

El Tren Maya, de no cuidar su entorno, también podría generar exclusión de los actores de interés en las áreas de influencia del proyecto, como es el caso de los propietarios, posesionarios, indígenas, mujeres y jóvenes.

Y lo más severo serían las afectaciones a la organización e identidad cultural por disensos ante el proyecto: fragmentación social, conflictos interétnicos e intercomunitarios, entre otros.

En contraparte, los impactos positivos que traerá este proyecto son variados. Uno de ellos es la activación económica local como el caso de un despunte en el incremento del empleo, oportunidades para las PYMES, crecimiento del comercio y servicios.

De cuidar el proyecto en todos sus entornos, podría derivar en la anhelada formalización agraria y catastral, es decir, la regularización de la tenencia de la tierra y certeza jurídica sobre la propiedad.

Ya instalado el Tren Maya, el estudio sostiene que podría darse un clímax económico local, con una importante oferta de empleo, alta demanda de servicios y productos.

La fortaleza económica se daría directamente en el sector turístico, pues beneficiarían principalmente a hoteles, restaurantes, guías turísticos, comunidades con atractivos de naturaleza y cultura maya.

En ese sentido, se reconfiguraría el ingreso y gasto familiar, así como el crecimiento de las capacidades locales: formación de recursos humanos y competencias laborales.

También habría una importante ampliación de la cobertura de servicios básicos como agua, drenaje, electrificación, internet, telefonía, bancos, mensajería, transportación, abasto, hospitales, entre otros.

 

POR FRANCISCO NIETO

lctl

¿Te gustó este contenido?