Ombudswoman defenderá a las policías acosadas

Diputadas locales crearán la figura de la Ombudswoman para combatir y erradicar el hostigamiento sexual

Las uniformadas en la capital del país tendrán una defensora para situaciones de acoso y violencia. Foto: Cuartoscuro
Las uniformadas en la capital del país tendrán una defensora para situaciones de acoso y violencia. Foto: Cuartoscuro

Diputadas de la Comisión de Igualdad de Género del Congreso de la Ciudad de México impulsan una iniciativa para crear un organismo autónomo que reciba denuncias de acoso sexual suscitadas en la Secretaría de Seguridad Ciudadana local, la cual será encabezada por una ombudswoman.

Esta iniciativa creada en el Parlamento de Mujeres de la Ciudad de México, de la investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México, Olivia Tena, será presentada en el próximo periodo ordinario por la presidenta del órgano legislativo, Paula Soto, quien aseguró que es muy importante que la capital del país cuente con una iniciativa como ésta.

El espíritu y la intención de esta reforma es otorgar la garantía a las mujeres policías de tener un espacio libre de violencia, ante el nivel tan alto de la violencia, discriminación y acoso que sufren en las corporaciones policiacas, destacó la legisladora local de Morena.

Por ejemplo, de enero de 2013 a enero de 2018, la Policía Bancaria e Industrial (PBI) registró 38 denuncias de mujeres por acoso sexual.

En entrevista con El Heraldo de México, Olivia Tena aseguró que la reforma, que modifica el artículo 43 de la Constitución de la Ciudad de México, propone crear una Unidad de Género como órgano civil y autónomo para prevenir y atender todas las modalidades de violencia contra las mujeres y personas con diversas orientaciones o identidades sexo-genéricas.

Es importante crear un órgano civil que no esté conformado por policías, para que las mujeres puedan ser escuchadas en sus denuncias y se les dé acompañamiento en un protocolo de actuación que dé seguimiento a las denuncias de acoso y hostigamiento sexual, detalló.

Quien dirija esta unidad, precisó la investigadora de la UNAM, deberá ser mujer con experiencia en derechos humanos y género.

Esta figura sería un equivalente a un ombudswoman en defensa de los derechos de las mujeres en la Policía y de las personas con identidad y orientación diversa, expresó.

La reforma busca establecer la obligatoriedad de formación en perspectiva de género y prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia de género para todo el personal policial.

Gabriela N tiene más de 10 años en la Secretaría de Seguridad Pública, hoy SSC.

Desde su ingreso a la policía capitalina fue advertida: Vas a tener que aprender a lidiar con los hombres, y así fue, admitió.

Comentarios impertinentes e insinuaciones fueron constantes durante los primeros meses de su labor.

Tuve que ponerle un alto a un compañero. Fue desagradable, pero necesario, reveló.

Gabriela piensa que una ombudswoman podría contribuir a sensibilizar y crear conciencia en la corporación, a fin de mejorar la convivencia.

María N no se imagina cómo un órgano civil y autónomo pueda entrometerse en la vida de la SSC, por su propia naturaleza jerárquica.

Una tiene muchas veces que aguantarse. Cuando un superior te dice algo que te incomoda, piensas dos veces si le dices algo o mejor te callas. La Secretaría es muy cerrada y, pues hay jerarquías.

Advirtió que su hermano y un primo son también policías, situación que, al menos a ella, le sirvió para tomar recaudos.

Sé darme a respetar, en mi familia me ayudaron, pero hay compañeras que tienen que aguantar situaciones desagradables, aseveró.

Por Elena Soto y Gerardo Suárez

¿Te gustó este contenido?