Josué, el milagro de Juchitán, tras el sismo

La mitad del rostro de Josué tiene rasguños, moretones y está inflamado. Huellas que confirman la historia: estuvo 33 horas bajo los escombros

Josué, el milagro de Juchitán, tras el sismo de la semana pasada
Netlog

La mitad del rostro de Josué tiene rasguños, moretones y está inflamado. Huellas que confirman la historia que cuenta su familia: estuvo 33 horas bajo los escombros.

El niño de 11 años dice no recordar nada de lo que los adultos cuentan como un milagro, pues su cuerpo estuvo entre los escombros segundos después de que su casa se desplomara tras el terremoto de 8.2 grados Richter que afectó severamente a Juchitán, Oaxaca.

Durante esas horas, no tuvo agua ni comida. Tampoco se pudo mover; sin embargo, a menos de 24 horas de esa situación, ya corre y juega con sus primos.

Sonríe tímidamente al escuchar lo que su mamá dice a El Heraldo de México. Me sentía mal porque me estaban buscando y yo estaba ahí atrapado, se limita a decir en voz baja.

De acuerdo con Lizbeth Gómez, su mamá, fueron las peores horas de su vida, no creía que lo encontraríamos con vida. La familia, que vive en una casa compuesta por una sola habitación, intenta sacar de su memoria aquella madrugada. en la que perdió su casa, y por unas horas, a su hijo.

Vimos que se estaba cayendo todo, y salió su papá gritando: ‘¿Dónde está mi hijo?’ y no había nadie, cuenta desde su casa ubicada a tres cuadras del emblemático palacio municipal.

Fue gracias a que su primo Will, un joven de 23 años, que con ayuda de sus amigos -un grupo de aproximadamente 20 personas- comenzaron a levantar cada escombro.

Escuchábamos que nos gritaba: ‘Aquí estoy’, y ahí es dónde empezamos a limpiar. No podíamos hacer mucho movimiento porque fue una trabe de concreto que quedó entre su cuerpo y la pared, lo que impidió que quedara aplastado, detalló.

La ayuda inició los primeros minutos del viernes y concluyeron a las 8:00 de la mañana del sábado. Durante todo ese tiempo aseguran no haber recibido ayuda de las autoridades, incluso, aclaran que es mentira que elementos de Protección Civil o de Sedena hayan sido los héroes en la historia.

Nosotros fuimos los únicos que lo hicimos, incluso la señora de al lado también quedó entre los escombros y la sacamos.

Minutos después de que Josué fue rescatado con vida lo trasladaron al servicio médico para realizarle una evaluación, y para asombro de todos, estaba en buen estado de salud.

Sólo me duele (el pecho) a veces. Respiro, pero como que no puedo, y pese a los rasguños sonríe y posa para que otros conozcan su milagro.

Por Ricardo Ortiz

Fotos Corina Herrera

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso