Ni lluvias mitigan la contaminación

Al no ser constante, holgada ni larga, no limpió el aire: experta

La precipitación del miércoles no tuvo características de abundancia. Foto: Especial
La precipitación del miércoles no tuvo características de abundancia. Foto: Especial

La lluvia del miércoles por la noche, que duró 205 minutos, no fue lo suficientemente intensa para inhibir la crisis ambiental que padece la Zona Metropolitana del Valle de México.

Al ser intermitente y sólo caer en algunas alcaldías, no logró dispersar las partículas contaminantes PM 2.5.

Tanto la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, como Graciela Raga, investigadora del Departamento de Ciencias Atmosféricas de la UNAM, coincidieron en que las precipitaciones fueron débiles.

¿Por qué la lluvia de ayer no dispersó los contaminantes? (…) fue una lluvia que no fue en toda la Zona Metropolitana del Valle de México y las condiciones de circulación del aire siguen generando esta condición adversa, de tal manera que los contaminantes se mantienen altos, explicó la mandataria capitalina.

Por su parte, Raga sostuvo que las lluvias de anoche fueron muy aisladas y tuvieron una cobertura muy limitada. De tal manera que no contribuyeron significativamente a limpiar la atmósfera de las partículas.

Subrayó que la coyuntura ambiental del Valle de México está determinada por la presencia de partículas ultrafinas. La masa de las partículas, que es PM2.5, no es realmente el mejor parámetro para hablar de formación de nubes y de formación de lluvia.

Sin embargo, hay ejemplos bien claros que cuanta más alta sea la concentración por partículas en un área, menos radiación llega a la superficie y menos posibilidad hay de formación de nubes, señaló.

Por ejemplo, dijo, en las quemas en el Amazonas, en Brasil, está documentado que cuando mayor concentración de partículas hay, directamente no se forman las nubes.

Físicamente lo que quiere decir es que hay demasiadas partículas, es el número de partículas que dan origen a gotas de nube que se forman a partir de la condensación del vapor de agua.

Entonces, cuando hay la misma concentración de la misma humedad, hay una competencia mayor al tener muchas gotas que crecen a tamaños más pequeños, detalló.

La competencia, apuntó, afecta los procesos microfísicos de formación de gotas de lluvia más grandes.

Esa interacción, agregó, da como resultado el granizo que existe en todas las nubes y que a veces llega sólido de la superficie y a veces llega como agua.

La respuesta es un poco compleja, pero sí afecta la cantidad de partículas que haya a la eficiencia que tienen las nubes de producir lluvia, advirtió.

Mejoran dos ciudades

Pese a la activación de las medidas de contingencia, ayer se detectó una mala calidad del aire en 19 ciudades de 12 entidades, de acuerdo con el Sistema Nacional de Información de la Calidad del Aire.

Si bien la cifra de ciudades contaminadas se redujo, ya que el miércoles eran 21, los contaminantes no se dispersaron. De las 12 entidades que inicialmente concentraban los sitios con mala calidad del aire, la Ciudad de México, San Luis Potosí, Durango, Guanajuato, Hidalgo, Nayarit, Edomex, Jalisco, Morelos y Puebla, permanecieron con niveles altos de contaminación

Por Carlos Navarro y Manuel Durán 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
País El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, se reunió ayer con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres. Foto: Notimex

‘Que ONU coordine la ayuda’