Necesaria opinión de la CIDH antes de aprobar Guardia Nacional: González Pérez

Raúl González, Ombudsman de la CNDH, dijo que de aprobarse la reforma iniciaría un proceso de ruptura de México con los sistemas internacionales de protección y defensa de los derechos humanos

La Guardia de Seguridad realizará labores de aprobarse la reforma en el periodo extraordinario de sesiones del próximo 16 y 17 de enero. Foto: @EmilioAlvarezI
La Guardia de Seguridad realizará labores de aprobarse la reforma en el periodo extraordinario de sesiones del próximo 16 y 17 de enero. Foto: @EmilioAlvarezI

El presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, pidió a los diputados no aprobar la reforma sobre Guardia Nacional hasta tener una opinión técnica de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Este cuerpo realizará labores de seguridad pública de aprobarse la reforma en el periodo extraordinario de sesiones del próximo 16 y 17 de enero.

Propuso también la creación de un grupo de análisis especializado y plural que construya el esquema de seguridad que necesita el país, contemplando la participación temporal de las fuerzas armadas en temas de seguridad pública.

Eventualmente, esta estrategia podría implicar la creación de una fuerza de seguridad intermedia de carácter civil, con disciplina y adiestramiento especializado, que sea un elemento que coadyuve en el proceso de transición entre la intervención militar directa y el que las policías civiles recuperen las funciones que les correspondenLuis Raúl González Pérez

 

Usar Fuerzas Armadas en seguridad pública,  debe ser una excepción

La creación de la Guardia Nacional como lo plantea Morena implica la constitucionalización de la militarización en el país, aseguró Pedro Salazar Ugarte, director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

El jurista aseguró que si bien se pueden usar las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública, esto debe ser una excepción, no algo permanente, como pretende el gobierno federal al crear este nuevo cuerpo policiaco.

Esto incluso, expresó, va en contra del espíritu moderno de las constituciones en el mundo.

Explicó que el problema es que los militares tienen un entrenamiento para derrotar al enemigo, no para cuidar la seguridad civil, por lo que usar elementos del Ejército y la Marina para tareas permanentes en las calles representaría un grave riesgo para los derechos humanos.

Los hechos, afirmó el Salazar, demuestran que cuando intervienen las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad aumentan los números de muertos y desaparecidos, frente a los números de detenidos.

Cuerpos civiles deben mantener el orden de un país

Jan Jarab, representante en México del alto comisionado de Derechos Humanos de la ONU, recordó que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha reiterado que el mantenimiento del orden interno en un país debe estar en manos de cuerpos civiles.

La intervención de las fuerzas armadas debe ser extraordinaria, justificada, excepcional, temporal y restringida, indicó.

Sin embargo, agregó, lo planteado en el dictamen de reforma constitucional para crear la Guardia no responde a estos parámetros.

La fusión de la Policía Federal con las policías naval y militar debilita los esfuerzos por fortalecer corporaciones civiles, indicó.

María Elena Morera de Causa en Común, reiteró que la Guardia Nacional implicará militar al país y criticó la convocatoria a una audiencia a debatir el tema, cuando su aprobación es, prácticamente, una decisión tomada.

No puedo dejar de señalar que, ante el fuerte incremento del presupuesto a la Sedena y la convocatoria para integrar la Guardia Nacional, queda la justificada impresión de que la decisión está tomada, concluyó.

Dijo que en Causa en Común tienen un estudio sobre los esquemas de seguridad de 200 países. Según este, los 33 países con mando militar en labores de seguridad son encabezados por gobiernos autoritarios; además, son menos desarrollados.

La intervención de las fuerzas armadas en labores de seguridad aumenta los delitos y no baja la violencia, enfatizó.

A su vez, pidió hacer un censo policial pues, hasta ahora, se desconoce cuántos policías hay en el país.

 

Por Nayeli Cortés y Felipe Morales

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
País APURO. Francisco Garduño señala a la pasada administración. Foto: Especial

Cárceles arrastran deudas por 3,400 mdp