México dio lección a rescatistas

Al menos 70 elementos israelíes llegaron a México el pasado 19 de septiembre, para apoyar en las labores de rescate

México dio lección a rescatistas

URIM, ISRAEL. Ayudar en México fue algo muy fuerte. Aprendimos de la gente. Están preparados y saben qué es lo que tienen que hacer después de un sismo, considera Karim Vitea Huberman, una de los 70 elementos israelíes que vinieron a prestar auxilio tras el temblor del 19 de septiembre del año pasado.

En la base militar Mahoz Darom, ubicada en la localidad de Urim, al sur de Israel, señala que por los medios de comunicación se enteraron del nuevo sismo en la capital de México y el 20 de septiembre salieron para prestar auxilio. Por el tono de las notas, revela, pensaron que la situación era más crítica de lo que hallaron.

No importa de donde viene, lo que importa es salvar vidas

El 19 de septiembre, el sismo de 7.1 grados dejó 228 muertos y 5 mil 765 viviendas dañadas, cifras contrarias a las del terremoto del 19 de septiembre de 1985, de 8.1 grados, en la que no hay un consenso sobre el número de fallecimientos, pero la cifra se calcula en miles de meurtos y cientos de miles de casa afectadas.

Comenta que fueron asignados a trabajar en la calle de Álvaro Obregón, en la colonia Roma, donde estuvieron también rescatistas japoneses, españoles y colombianos. Primero reunieron la información y después ayudaron en el rescate de personas y cadáveres.

Para ayudar con las labores de rescate, añade, utilizaron sensores de tecnología israelí, los cuales detectan los latidos del corazón y la temperatura del cuerpo, que les permite conocer si hay personas con vida, además de que ubica teléfonos celulares –aún apagados– para determinar la probable ubicación de un cuerpo.

Los voluntarios sacan fuerzas de la fe y la esperanza de los familiares de quienes se encuentran atrapados, dice. Yo soy rescatista, pero primero soy humano. Los familiares te miran y te dan las fuerzas.

Huberman, de 30 años de edad y quien tiene cinco meses de embarazo, señala que el comando que llegó a México trabajó 24 horas seguidas durante seis días.

Llegaron –después de hacer en escala en Panamá–, los 70 miembros de las Fuerzas de Defensa de Israel, pero regresaron 71, pues coincidió que una mujer del Ejército se encontraba de vacaciones, quien se sumó a los rescatistas y se regresó con ellos.

Entre las satisfacciones que les dejó esta incursión, comenta, está el agradecimiento de la gente, aunado a que varios niños de escuelas judías, les entregaron cartas en las que les hicieron un reconocimiento por su labor.

Esta corporación del Ejército israelí, la Defensa Civil, surgió después de la guerra con Iraq en 1992, cuya misión es actuar en caso de emergencia. Su deber, explica, es defender a la población de fenómenos naturales, como los terremotos, ataques bélicos y terrorismo.

 

Por Fabiola Cancino

Enviada

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Ricardo Anaya CortésFoto: Archivo/Cuartoscuro

Se reconcilia con Madero