En México hay una caza a los periodistas de investigación: ONU

Con los siete periodistas asesinados este año, ya son 127 los profesionales de los medios de comunicación que han perdido la vida en el país desde el 2000.

Cuartoscuro
Cuartoscuro

Estamos en una situación muy grave. México se volvió uno de los países más peligrosos del mundo para el ejercicio de la profesión de periodista, dijo Giancarlo Summa, director del Centro de Información de Naciones Unidas para México, Cuba y República Dominicana (CINU).

En el caso de México es una caza a los periodistas que hacen periodismo de investigación o que puede ser incómodo para algunos intereses de todos tipos que pueden ser del narco o del crimen organizado.

Aseguró que la labor periodística en México se volvió peor que cubrir zonas de guerras en Siria o en Libia, donde murieron muchos periodistas.

No obstante, en esos países los periodistas asesinados son víctimas colaterales y no porque fueron ellos el blanco especifico, como sucede en México con los periodistas que murieron por cubrir temas de narcotráfico o por investigar temas políticos sensibles.

En el caso de México es una caza a los periodistas que hacen periodismo de investigación o que puede ser incómodo para algunos intereses de todos tipos que pueden ser del narco o del crimen organizado. Tenemos una larga lista de periodistas que fueron acosados, amenazados y luego asesinados con la participación de agentes públicos, alertó.

Esta situación es particularmente preocupante a nivel local y de los estados.

Es dramático y es inaceptable, expresó el funcionario de la ONU.

Comentó que la libertad de información y de expresión es un derecho humano fundamental establecido en el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Este derecho también es importante para la democracia. En las dictaduras, hay censura o se cierran medios de comunicación, pero el asesinato de periodistas, advirtió Summa, también es una forma de censura.

Por escribir o investigar temas incomodos para los diferentes niveles de poderes puede poner en peligro a los periodistas. Sin embargo, morir por la realización de un trabajo para poner a la luz pública estos temas, afecta la liberta de expresión y la democracia de los países.

Cualquier asesinato de periodistas es un crimen, recordó el director del CINU.

La intimidación es contra toda la sociedad civil, no sólo contra los periodistas. Si levantas la voz, te movilizas para hacer respetar tus derechos, no es sólo el riesgo de poder tener algo incómodo o que pudiera haber una represión de la policía en una manifestación, sino te pueden matar. Eso pone una sombra muy preocupante sobre el estado de salud de la democracia mexicana, alertó.

Al comentar sobre el asesinato de Javier Valdez, corresponsal de La Jornada, Ríodoce y de la agencia francesa de noticias AFP y quien era reconocido nacional e internacionalmente, Summa dijo que se volvió un tema diplomático importante a tal punto que el gobierno de Francia y la Unión Europea emitieron un comunicado para denunciar este crimen.

Es algo nuevo y preocupante porque normalmente los que acaban siendo víctimas son periodistas que trabajan para medios pequeños, locales y por lo tanto tienen menor protección. En este caso era un periodista famoso y reconocido y fue condenado a nivel internacional, lo cual aumentará la presión para que se haga justicia, subrayó Giancarlo Summa.

Por todo el país han habido protestas tras el asesinato del periodista Javier Valdez. / FOTO: Cuartoscuro

 

El directivo de la oficina asociada con la ONU expuso que la impunidad en el país hace que los sicarios y otros grupos maten a periodistas porque saben que nada pasará, por lo que Naciones Unidas espera con este caso permita desmentir y que se haga una investigación profunda, seria, severa y que llegue hasta el final con el juicio de los responsables.

Los asesinatos se multiplican así como las amenazas y el acoso porque en realidad hay una impunidad casi total. Hay pocos casos de asesinatos de periodistas que terminan con alguien que va a la cárcel, lamentó.

Summa comentó que México cuenta con un mecanismo de protección a los periodistas y defensores de los derechos humanos más avanzado de América Latina, pero no funciona por la falta de recursos y de financiamiento.

Esperamos que se realice una investigación muy rigurosa, muy eficaz no sólo en el caso de Javier, sino en todos los casos de periodistas que fueron asesinados, amenazados o heridos como pasó con la subdirectora de un medio en Jalisco. Ella sobre vivió, pero su hijo murió. Hay que repensar el mecanismo de protección dándole los instrumentos para que realmente pueda funcionar y sirva como herramienta útil para evitar que episodios como esos se repitan, dijo.

Recordó que en lo que va del 2017, siete periodistas fueron asesinados, pero en todo 2016 fueron 11, por lo que es una progresión sin fin.

A eso hay que decirle: ¡Basta!, expresó.

Por Pierre-Marc René / El Heraldo de México

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
PaísTiro de gracia a Reforma Educativa FOTO: Cuartoscuro

Tiro de gracia a Reforma Educativa