Maternidad y legislación, de la mano

La legisladora del PAN Martha Márquez defendió su derecho a la lactancia, tras comentario del morenista Muñoz Ledo

Márquez asegura que no dejará de luchar por la
paridad de género e ir con su hija al trabajo. Foto: Víctor Gahbler
Márquez asegura que no dejará de luchar por la paridad de género e ir con su hija al trabajo. Foto: Víctor Gahbler

Emilia ha hecho historia en el Senado de la República y sólo tiene dos meses de edad.

Acurrucada en los brazos de su madre, la senadora por el Partido Acción Nacional (PAN), Martha Márquez, se ha convertido en la primera bebé que sube a tribuna en el Congreso.

El martes, Márquez Alvarado llevó a su hija al trabajo para emitir su voto contra la creación de la Guardia Nacional, aunque no ha sido la primera vez, aún en el vientre de su madre visitó la Cámara Alta y después de 14 días de nacida lo siguió haciendo.

Lo hago porque quiero, porque soy mujer y soy madre, dice la legisladora de 34 años, en entrevista con El Heraldo de México.

Ese día el presidente de la Mesa en la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, le dijo que había un límite de tolerancia materno-infantil por sobrepasar el tiempo permitido para comparecer.

Escuchar que se dirija a mí con ese calificativo, o como haya querido ser, no me gustó y creo que no debió hacerlo. Simplemente me hubiera dicho: ‘Senadora ya acabó su tiempo’ y no habría pasado todo esto, agrega.

Desde hace años Márquez Alvarado lucha por compatibilizar su vida como madre y política. De 2016 a 2017 fue titular de la Secretaría de Desarrollo Social en Aguascalientes, su estado natal, y tres años antes fue diputada local. En aquel momento tenía dos hijos pequeños que ahora tienen ocho y dos años.

La decisión de llevar a su hija, cuenta desde su oficina en donde la tiene recostada en un sillón, la tomó después de su nacimiento. Eligió amamantar a su hija por unas semanas antes de dejarla en la guardería, sin embargo, luego de unos días identificó que a su alrededor hubo cambios.

Me gusta que en el Senado se generó una dinámica en donde algunas mujeres dicen ‘me voy a animar, ya quiero a otro’, o los varones han traído a sus hijos. Creo que esto ha sido positivo, indica.

-¿Desde hace cuánto la acompaña su hija?

-Desde hace mes y medio. Después de los 14 días (de nacida) la bebé siempre ha venido conmigo, en raras ocasiones no la traigo, por ejemplo, cuando fui a Puebla al funeral de nuestro compañero (el senador Rafael Moreno Valle) no la llevé y en algunas otras ocasiones la he dejado.

-Recuerdo que cuando inició la legislatura todavía estaba embarazada.

-Sí, llegué a la ciudad embarazada, inicié la legislatura y no pensé nada, simplemente he tratado de cumplir y hacer mi mejor papel.

-¿Qué opina su esposo?

-Me ha apoyado en esta situación y siempre como me deja decidir, pero sí ha sido difícil porque cuando me embaracé nuestro chiquito tenía un año y requería ciertos cuidados.

-¿Él vive en Aguascalientes?

—No, vive en Colima, aparte es otra situación que yo estoy algunos días sola con los niños.

-¿Qué iniciativas piensa fomentar a favor de las mujeres embarazados o en lactancia? Porque usted ya se convirtió en un estandarte para este sector.

-Sin querer, porque yo no soy feminazi —como dicen en las redes sociales— ni feminista. La verdad es que a mí me mueve el ayudar a quienes menos tienen. Hay muchas legisladoras que se enfocan en equidad de género, yo no. Pero en congruencia porque lo vivo y veo que hay mujeres de mi estado que necesitan apoyo, he impulsado una ley de protección a mujeres embarazadas.

-¿Usted le exige una disculpa pública al diputado Porfirio Muñoz?

-Sí. No se la exijo enojada ni nada, pero creo que ya lo dijo mi grupo parlamentario y partido, que dé una disculpa, sí la debe dar.

-¿Se le han acercado senadoras o senadores de Morena?

-Solamente me ha buscado Patricia Mercado y Veronica Delgadillo, de Movimiento Ciudadano .

 

POR RICARDO ORTIZ

jrr

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
PaísNEGOCIACIÓN. Trabajadores sindicalizados de la UAM fueron persuadidos por uniformados. Foto: Especial

Impiden requisa de caseta