‘El Licenciado’: el policía que escaló hasta volverse mano derecha del Chapo

El operador del cártel de Sinaloa arrestado este martes fue jefe de Custodios en el penal de Puente Grande, del que se fugó por primera vez el Chapo Guzmán

Foto distribuida a medios de la detención de Dámaso López, sucesor del capo Joaquín 'Chapo' Guzmán en el cártel de Sinaloa. FOTO: EFE
Foto distribuida a medios de la detención de Dámaso López, sucesor del capo Joaquín 'Chapo' Guzmán en el cártel de Sinaloa. FOTO: EFE
Netlog

La captura de Dámaso López, alias ‘el Licenciado’, considerado el sucesor de Joaquín ‘el Chapo’ Guzmán al frente del cártel de Sinaloa, puso hoy fin a dos décadas de ascenso en el grupo delictivo más importante de México, tras orquestar la primera fuga del capo de un penal y convertirse en su hombre de confianza.

López (1966), arrestado este martes en un edificio de lujo en la Ciudad de México, fue jefe en la Policía Judicial de Sinaloa, en el noroeste del país, y posteriormente agente del Ministerio Público y subdirector de Seguridad y Custodia en el penal de Puente Grande (Jalisco) entre 1999 y el 2000.

A esa prisión llegó acompañado de una serie de custodios a los que puso a cargo de la protección personal del líder del cártel, conocidos como ‘Los Sinaloas’.

Ya fuera del cargo, terminó de organizar la fuga de Guzmán de Puente Grande el 19 de enero de 2001, cuando el capo se fugó a través de un carrito de lavandería y con la ayuda de funcionarios, lo que evidenció la complicidad existente entre las autoridades y el crimen organizado.

Tras este suceso, Dámaso López se integró oficialmente al cártel de Sinaloa y fue escalando en la estructura, hasta situarse como uno de los hombres fuertes de Guzmán.

Este martes las autoridades lo definieron como uno de los principales operadores del cártel en la región y encargado del trasiego de estupefacientes en Sinaloa y el sur de la península de Baja California.

En Virginia (Estados Unidos) es buscado por la justicia por delitos contra la salud (narcotráfico) y lavado de dinero.

Guzmán fue recapturado en 2014 y se cree que López también estuvo detrás de la espectacular fuga que el capo protagonizó del penal del Altiplano (Estado de México) en julio de 2015, cuando huyó a través de un túnel de 1.5 kilómetros de largo que conectaba su celda con el exterior.

Cuando el Chapo fue detenido por última vez en enero de 2016 en Los Mochis, y extraditado a Estados Unidos un año después, expertos en seguridad apuntaron a López como el posible heredero del cártel, donde el histórico líder Ismael ‘el Mayo’ Zambada ocupaba una posición de patriarca.

Debido a esto, se desató una pugna interna en el grupo criminal entre el Licenciado -a quien se le atribuye este apodo por cursar la carrera de Derecho- y los hijos del Chapo, por lo que López buscó alianzas con el temido Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), actualmente considerado por las autoridades judiciales como el cártel más sangriento del país y que crece rápidamente.

En febrero, Jesús Alfredo e Iván Archivaldo Guzmán, hijos del Chapo, publicaron una misiva denunciando que habían resultado heridos en un ataque ordenado por Dámaso López y en el que iban presuntamente acompañados por el ‘Mayo’ Zambada.

En agosto de 2016, los dos hijos del capo fueron secuestrados -y posteriormente liberados- en un lujoso restaurante de Puerto Vallarta, en un suceso atribuido oficialmente al CJNG, si bien se rumoró que López podía estar detrás del suceso.

Alrededor de 500 personas han fallecido desde principios de este año solo en Sinaloa como consecuencia de esta rivalidad al interior del cártel.

Por: Agencia EFE

¿Te gustó este contenido?