Lanzan campaña para rescatar lobos marinos de redes de pesca

Los lobos marinos, cuya presencia es uno de los mayores atractivos turísticos, suelen quedar atrapados en las redes de los pescadores cuando salen a buscar comida

FOTO EFE
FOTO EFE

Ambientalistas y autoridades mexicanas lanzaron una campaña para rescatar a lobos marinos atrapados en las redes de los pescadores en la Isla Espíritu Santo, uno de los mayores puntos turísticos de Baja California Sur.

Tenemos animales que sufren esta situación e implementamos un programa con la autoridad federal, sociedad civil y prestadores de servicios turísticos para unirnos y hacer actividades de desenmalle, declaró la directora del Parque Nacional Zona Marina del Archipiélago Isla Espíritu Santo, Irma González López.

Los lobos marinos, cuya presencia es uno de los mayores atractivos turísticos de la zona, suelen quedar atrapados en las redes de los pescadores cuando salen a buscar comida.

Aunque las redes de enmalle han sido prohibidas en el Alto Golfo de California como parte de las acciones para preservar a la Vaquita Marina, su utilización en el resto del Golfo de California es totalmente legal no obstante que representan una amenaza para estos mamíferos marinos.

Los lobos marinos salen fuera del parque a alimentarse y se enredan con las redes de los pescadores cuando buscan alimento. Sobre todo los jóvenes, que no entienden lo de las redes, se llegan a enredar, comentó la directora.

El rescate de lobos marinos atrapados en estas redes comenzó a ser aplicado en 2012 por ambientalistas como la cineasta Eréndira Valle, quien es promotora de programas de capacitación a autoridades y voluntarios para proteger a esta especie.

El problema con el enmalle (las redes) es permanente. Desenmallamos ocho lobos marinos y en los monitoreos hay otra vez siete enmallados. Es un programa que debe permanecer, dijo a Efe la cineasta al considerar que lo único que se puede hacer por ahora es mitigar la situación.

Para la oceanógrafa mexicana Victoria Jiménez, las redes son una amenaza para los lobos marinos, especialmente porque incluso puede causarles la muerte.

Las redes impiden que se alimente adecuadamente, que pueda nadar; en otras ocasiones quedan heridos. Es un problema muy serio y es muy complicado quitarle la (red de) malla, comentó la especialista.

Los voluntarios y las autoridades localizan a los lobos marinos atrapados y los anestesian para trasladarlos a un punto de tierra firme, generalmente una playa, donde son liberados y tratados por una veterinaria.

Tenemos una técnica eficaz que no perturba la colonia, lo sacamos, lo llevamos a una playa donde una veterinaria corta la malla, atiende, sutura si es necesario y un par de horas después lo libera, relató la directora.

Durante el recorrido a la isla y el nado con lobos marinos, una actividad muy solicitada por los turistas, es común observar las cicatrices que las mallas dejaron en estos animales en las aletas, en el dorso y hasta en el cuello.

Para Julio Figueroa, que ofrece servicios a los turistas, el asunto de los lobos marinos no tiene ninguna relación ni responsabilidad con los pescadores, porque ellos solo colocan las redes de enmalle para buscar su sustento.

Figueroa manifestó que los prestadores de servicios turísticos tratan de cuidar a los lobos marinos y no dañarlos porque mucha gente visita al isla y les gusta nadar con ellos.

Estos mamíferos marinos llegan a medir 2,40 metros y pesar hasta 225 kilos. Viven en una colonia llamada la ‘lobera’ que se localiza en el norte del Parque Nacional Marino del Archipiélago de Espíritu Santo.

POR EFE

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
PaísFOTO:  CUARTOSCURO.COM

Casa de transición de AMLO… y oficina de favores