Huelga en la UAM rompe récord al ser la más larga de la institución: rector

Rodrigo Díaz Cruz afirmó que la protesta sigue y ha afectado a 58 mil estudiantes, tres mil académicos, tres mil administrativos, cuatro mil 200 titulaciones, entre otros

De acuerdo con Jorge Dorantes, secretario general del SITUAM, la institución tiene dos emplazamientos a huelga
Las diferencias en materia salarial se mantienen. FOTO: Archivo/ Cuartoscuro

La huelga de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) se mantiene de manera artificial por el sindicato, porque el incremento salarial que demandan está amarrado al presupuesto federal y hasta el momento el gobierno no da visos de aumentarlo para solucionar el conflicto, indicó el rector de la unidad Iztapalapa, Rodrigo Díaz Cruz.

De acuerdo con el directivo, la huelga que estalló el pasado 1 de febrero y que rompió ya récord en la historia de la institución al ser la más larga, ha afectado a más de 58 mil estudiantes, tres mil académicos, tres mil administrativos, cuatro mil 200 titulaciones pendientes y 108 mil aspirantes en espera para ingresar.

Al momento se registran pérdidas por 20 millones de pesos y tomará hasta tres años normalizar el ritmo de investigaciones y regresar al modelo de periodo inter trimestrales, porque para recuperar las clases, y cumplir con la legislación universitaria de tener al menos 51 días de trabajo académico, no habría periodos inter trimestrales, o incluso se recorrería el año académico 2019 hasta 2020.

En una entrevista, Rodrigo Díaz Cruz expuso que la huelga se mantiene de manera artificial, toda vez que las autoridades de la escuela ofrecieron ya al Sindicato de Trabajadores de la UAM (SITUAM) el máximo de posibilidades de aumento salarial.

Destacó que el presupuesto de la Universidad está amarrado por el gobierno federal tanto por cuestiones de austeridad, como para mantener la estabilidad macroeconómica del país.

Hasta ahora el gobierno federal no ha hecho ninguna propuesta en aumentar el presupuesto, a pesar de que anualmente las universidades públicas reclaman mayor presupuesto para cumplir cabalmente sus funciones.

Yo no observó que hoy el gobierno federal le dé a la UAM, de manera unilateral, recursos para solucionar este conflicto. No se ha mandado ninguna señal en ese sentido para resolverlo, comentó el rector.

Reconoció que es un problema de orden estructural, porque si se los dan a la UAM, se lo tendrían que dar a las otras universidades, pero en el futuro y de manera gradual el gobierno federal debe incrementar el presupuesto para las universidades, al igual que para la ciencia y la tecnología.

La institución ofrece 6.45 por ciento de aumento salarial; superior al 3.35 por ciento del resto de todas las demás universidades públicas, y el sindicato demanda 40 por ciento.

En este contexto, afirmó que la huelga es una tragedia social y pública para una universidad como la UAM, porque además de perjudicar sus tres funciones sustanciales como la docencia, investigación y fomento a la cultura, se está atentando contra la educación; uno de los máximos bienes sociales del país.

Díaz Cruz destacó que evidentemente existen redes políticas extra laborales que intervienen en el sindicato; es una de las corrientes más radicales que incluso han pedido la renuncia del rector general, Eduardo Peñalosa Castro.

Algunas personas lo han pedido, pero el problema no son las personas. El problema es estructural donde hay un presupuesto reducido para la universidad, topes salariales establecidos por el Banco de México y la Secretaría de Hacienda, insistió.

Mientras que desde el punto de vista legal no hay muchas posibilidades de terminar con la huelga, salvo vía el acuerdo entre las autoridades universitarias y el sindicato.

Por ello, subrayó, la importancia del exhorto del Congreso local para que mediante votación secreta, los trabajadores decidan si continúa o no la huelga, y dijo que si bien esa acción carece de implicaciones jurídicas, sí las tiene políticas ya que es un llamado al sindicato a no afectar más a la comunidad estudiantil.

El rector de la UAM unidad Iztapalapa confió en que las negociaciones entre las partes que se desarrollaron este sábado, sea de las últimas que permita el acuerdo, principalmente por parte del sindicato como iniciador de la huelga y que por tanto le corresponde terminarla.

Recordó que la Universidad Autónoma Metropolitana hizo ya una oferta de incremento salarial que duplica casi el de otras universidades públicas del país y que buena parte de los sindicatos respectivos aceptaron.

Aceptó que es necesario más presupuesto del asignado por el gobierno federal, no solo para mejorar los salarios, sino también la docencia, la investigación y la preservación y difusión de la cultura.

Es un hecho, las universidades públicas han estado castigadas presupuestalmente en los últimos 30 años y muchos votaron a favor del gobierno que hoy tenemos con la esperanza de que mejoraran estos recursos, expuso Díaz Cruz.

Reiteró su convocatoria al sindicato a que se sensibilice ante las cuantiosas afectaciones que se están provocando a la comunidad estudiantil y a la investigación, sin perder de vista que el presupuesto de la universidad es asignado por el gobierno federal y no por las autoridades de la casa de estudios.

Por lo tanto, dependemos de un incremento del gobierno federal. Por eso la universidad está ‘amarrada’ presupuestalmente. No puede, de manera arbitraria, incrementar el salario sin poner en riesgo sus propias finanzas, sostuvo.

Refirió que a todas las universidades se les propuso incremento salarial de 3.35 por ciento; eso no lo decide ninguna universidad en particular, sino el gobierno federal.

Finalmente opinó que el sindicato habrá de mejorar sus propias prácticas laborales, como abatir el 30 por ciento de ausentismo laboral; entonces yo creo que también hay una corresponsabilidad del sindicato para mejorar las condiciones de trabajo y la vida universitaria.

Díaz Cruz acusó que la universidad propuso la mejora salarial a través de la capacitación de los trabajadores administrativos para eficientar su trabajo; hecho que fue rechazado por el sindicato.

POR NOTIMEX

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
PaísEl exsecretario dio su aval para comprar la planta a sobrecosto, según el expediente de la fiscalía. Foto: Cuartoscuro.

Por Fertinal van contra Coldwell