Historias del sismo: El desespero en Lindavista

En la colonia Lindavista, en la calle Coquimbo, colapsó un edificio tras el sismo. Cadenas humanas se formaron para brindar ayuda

Foto @eclips_ale
Foto @eclips_ale

Mira más de diez veces el celular en menos de medio minuto. Se toma la frente. Asoma la mirada hacia la zona del desastre y no ve nada. Repite la misma rutina varias veces. Su rostro está enrojecido. Su hija está atrapada y no sabe nada de ella.

Otra de sus hijas, quien está a su lado, busca infundir tranquilidad en la mujer. Es imposible. Las llamadas a su celular no dejan de llegar. Al contestar, pide paciencia porque le queda poca pila en su dispositivo.

Paramédicos de la Cruz Roja llegan con las mujeres. Solicitan datos de su familiar. Contribuyen y a través de un radio dan parte. Sólo eso.

En la colonia Lindavista, en la calle Coquimbo, colapsó un edificio.

Cadenas humanas se formaron para brindar ayuda y apoyar a los rescatistas. Primero buscan abrir camino para llegar a dicho inmueble, rompen paredes aledañas.

A su lado, sólo dividiéndolas una cinta amarilla que prohíbe el paso, otra mujer está en las mismas condiciones. Sólo le interesa saber dónde está su marido. Vecinos le comentaron que horas antes lo vieron en el edificio.

Una vecina, quien busca ser solidaria, se acerca y la intenta abrazar. La repele. Pide que no se le acerquen. Sólo quiere saber dónde está su marido.

Hay quienes se acercan a los rescatistas, bomberos y demás voluntarios para preguntar cuándo podrán sacar a todas las personas. Un silencio y una mueca son la respuesta. Hasta antes de las 7 pm no había logrado sacar a los familiares de ambas mujeres.

Por Carlos Navarro

 

¿Te gustó este contenido?