En el socavón, manejo chueco

Función Pública detectó cuatro contratos irregulares de la obra en Cuernavaca

CUARTOSCURO.
CUARTOSCURO.

Al concluir la auditoría a las contrataciones de las obras relacionadas con el Paso Exprés de Cuernavaca, Morelos, la Secretaría de la Función Pública (SFP) detectó alrededor de mil 34 millones de pesos ejercidos irregularmente. Esta cantidad equivale a 47 por ciento del costo final de la obra: 2 mil 213 millones de pesos.

La SFP informó que cuatro contratos relacionados con la construcción fueron auditados tras el socavón que se generó en la vialidad, donde perdieron la vida dos personas el 12 de julio.

De la auditoría realizada por la SFP resultaron 22 observaciones a los contratos otorgados al consorcio de las empresas ALDESEM y EPC- COR, a Desarrollo de Ingeniería Civil y Tecnología, a Desarrollo Integral y Productividad Empresarial, y a SACC Ingeniería, empresa de la cual es socio César Enrique Izquierdo Pérez, delegado de la CNOP en Tlaxcala.

En la Cuenta Pública 2015, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) había identificado una serie de irregularidades en el proceso de construcción del Paso Exprés, como pagos de servicios injustificados, sin que se acreditara su realización o se cumpliera con las especificaciones establecidas en los contratos.

También se identificaron diferencias pagos por más de 257 millones de pesos, sin que se justificaran los rendimientos de la mano de obra, materiales y equipos. Estas irregularidades son consistentes con las identificadas en la auditoría de la SFP.

En ediciones anteriores El Heraldo de México dio a conocer cuatro líneas de acción y adelantó que se alistan al menos dos sanciones a nivel directivo y de subsecretario. Esta línea evaluó la falta de supervisión de funcionarios de alto nivel a sus subalternos, por lo que se iniciarían procesos administrativos a estos funcionarios.

Otra acción tiene que ver con el precepto de negligencia, y aquí se constató que en distintos momentos, empresas y funcionarios pudieron evitar esta tragedia, sin embargo, no hicieron nada para impedirlo y la responsabilidad recaería desde quien no retiró la basura de la alcantarilla que pasa por debajo de la carretera, hasta funcionarios y empleados que no cambiaron o evitaron encamisar la tubería que se averío y que generó la erosión de la tierra, así como a los que hicieron una mala supervisión de la obra. Por esta última omisión tres personas fueron sujetas a proceso administrativo y sancionadas.

Las otras vías de investigación tratan de distintas auditorías programadas a esta obra, tanto de la SFP como la ASF, donde existe la presunción de irregularidades en el proceso de construcción, de las cuales se desprende un alto porcentaje de estas conclusiones.

Por Luis Alonso Pérez y Francisco Nieto

¿Te gustó este contenido?