En coma, las quincenas de residentes

En Palacio Nacional denunciaron la carencia de insumos y pidieron mejores condiciones laborales

Los médicos
marcharon
y protestaron sobre
la banqueta,
sin afectar
vialidades.FOTO: VÍCTOR GAHBLER
Los médicos marcharon y protestaron sobre la banqueta, sin afectar vialidades.FOTO: VÍCTOR GAHBLER

La figura jurídica del médico residente debe ser bien definida, pues en ocasiones se les da un trato como trabajadores formales, en materia de responsabilidades, y en otras como becarios, cuando se ve involucrada una cuestión económica.

Así lo exigieron más de 500 médicos residentes del Hospital General de México Dr. Eduardo Liceaga, quienes llevaron a cabo la caminata de la dignidad desde dicho nosocomio hasta Palacio Nacional para entregar un pliego petitorio.

En este movimiento también solicitaron se les devuelvan tres mil pesos que les fueron retenidos del bono sexenal, así como el pago atrasado de las últimas tres quincenas, que en promedio mensual son de seis mil pesos.

En punto de las 07:00 horas, enfundados en sus batas blancas, portando su identificación en un lugar visible y aún con la oscuridad en las calles, cientos de médicos tomaron rumbo al corazón de la capital.

A través de avenida Cuauhtémoc, Bucareli en sentido contrario, Juárez e incluso sobre Madero, como pocas protestas lo hacen, sería la ruta a seguir.

Con sólo una lona, que identificaba el movimiento, caminaron por más de una hora para ser atendidos por Presidencia.

La movilización fue para visibilizar las demandas, que se resumen en lo siguiente: revisión legal y cambio de contrato de beca, ajuste de salario de acuerdo con la inflación, solución inmediata de descuentos de pagos, resolución de problemas hospitalarios, y no represalias a los médicos manifestantes.

Fue una marcha atípica; el orden imperó en los más de tres kilómetros de caminata. No generaron caos vial, pues transitaron sobre la banqueta. Incluso, en el filo de las bocacalles se detenían, cediendo el mayor número de segundos para que los vehículos avanzaran.

Mientras se desarrollaba la caminata de la dignidad, dijeron, el servicio en el Hospital General de México se mantuvo con una guardia de 150 residentes.

Gerardo Segoviano, quien encabeza el Comité de Residentes, explicó las principales demandas del grupo.

Tratamos un punto que es la dignificación del médico residente enfocado a una situación que nos mantiene en una parte ambigua de la relación laboral. Si somos considerados trabajadores o somos becarios, es una situación que se tiene que aclarar puntualmente, detalló.

Gabriel Pacheco, también médico residente, explicó que su molestia surgió por la falta de respuesta de las autoridades.

Tenemos mes y medio sin recibir los sueldos, además de un descuento que se hizo en la nómina del bono sexenal y de ahí derivó la incertidumbre de la figura jurídica que tiene el residente en México, afirmó.

Tras arribar al Zócalo a las 8:10 horas, el grupo esperó en la plancha cerca de 10 minutos ante la petición de personal de Presidencia para que fueran recibidos. Después, una comitiva de seis personas tomó rumbo. Cruzó el circuito. Tomó la calle de Moneda. Giró a Corregidora y como todos aquellos que buscan entregar una carta al Presidente, fueron atendidos por el área de atención ciudadana.

En el oficio se pide hacer las aclaraciones normativas para garantizar los derechos laborales de los Médicos residentes y las ampliaciones presupuestales necesarias para que no se vuelvan a vulnerar las remuneraciones a las que tenemos derecho, entre otras.

Después de estar más de media hora en la sede del Ejecutivo federal, divulgaron ante sus colegas los avances de este movimiento, y en completo orden, en la misma forma en que llegaron, se devolvieron a su centro de trabajo tras dar un primer paso para definir su figura jurídica.

 

Por Carlos Navarro

oos

¿Te gustó este contenido?