Elecciones: El PRI “gana perdiendo” y la izquierda necesita alianzas

Las elecciones celebradas en el Edomex dejan como resultado un PRI que "gana perdiendo", por la caída de apoyos que ha experimentado

Elecciones Edomex
Elecciones Edomex. Foto: Cuartoscuro

Las elecciones a gobernador celebradas en el Estado de México dejan como resultado un PRI que gana perdiendo, por la caída de apoyos que ha experimentado, y una oposición que requiere alianzas estratégicas si quiere llegar a Los Pinos en 2018, aseguraron hoy expertos consultados por Efe.

Con el 97,7 % de los votos escrutados, el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Alfredo del Mazo, se alza como vencedor con el 33,72 % de los sufragios (1,95 millones), seguido por la representante del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Delfina Gómez, con el 30,81 % (1,78 millones).

Les siguen el candidato del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), Juan Zepeda (17,79 %) y la del conservador Partido Acción Nacional (PAN), Josefina Vázquez Mota (11,29 %).

Los resultados conseguidos por Del Mazo distan notablemente de los obtenidos por su antecesor, Eruviel Ávila, quien en 2011 consiguió el 64,97 % de la preferencia electoral, con unos 3 millones de votos.

El politólogo Khemvirg Puente afirmó a Efe que el PRI, que no ha perdido el control del estado en 88 años, puede sentirse aliviado pero no satisfecho porque casi el 70% de los votantes los rechaza como opción de Gobierno y esto debe preocuparles de cara a la elección presidencial del próximo año.

La pérdida de votos, que ha hecho que el partido gane perdiendo, también demuestra que es imprescindible dar buenos resultados en el Gobierno, tener una posición más clara frente a los problemas centrales que tiene el país, aseveró el profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Por otra parte, agregó, el partido que pierde ganando es Morena, dado que se ha convertido en la segunda fuerza política del estado tras no tener anteriormente presencia.

Para esta agrupación, encabezada a nivel nacional por Andrés Manuel López Obrador, la lección es que no basta con un liderazgo carismático, sino que se requiere humildad para conciliar con otras fuerzas políticas de oposición.

De cara a las elecciones presidenciales del próximo año, en las que se decidirá la continuidad del PRI en Los Pinos, la oposición puede derrotar al Gobierno, sin duda, siempre y cuando haya alianzas estratégicas, remarca Puente.

En Nayarit, otro de los estados en los que este domingo se eligió gobernador, la fórmula de coalición para sacar del poder al PRI dio resultado.

Las boletas escrutadas hasta el momento (94,58%) en este estado occidental revelan una victoria de Antonio Echevarría García, candidato de la alianza conformada por el PRD y el PAN, con un 38,55 % de los votos.

Por otra parte, en Coahuila, el PRI se mantuvo, como en el Estado de México, inquebrantable al frente de la entidad federativa: Miguel Ángel Riquelme, del PRI, obtuvo un 38,31 % de los votos, seguido de cerca por José Guillermo Anaya, del PAN, con un 36,81 %.

En el oriental estado de Veracruz, donde se eligieron presidentes municipales, la fórmula PAN-PRD ganó 112 alcaldías de las 212 que estaban en juego, mientras que el PRI se quedó con 36.

Después de que se dieran a conocer estos datos, López Obrador indicó hoy que se están encontrando resultados que no tienen que ver con lo que dicen las actas, y acusó al PRI de corromper el proceso electoral.

Se va a pedir una revisión de todo el proceso, aseveró en un video subido a sus redes sociales, en el que proclamó que se solicitará que esta sea acta por acta.

El presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa, contestó que es la marca de la casa de Morena (…), cuando el voto mayoritario no les favorece, nunca reconocen lo democrático de una elección, son malos perdedores.

En una entrevista con una emisora de radio, Ochoa defendió que con estas elecciones se ha conseguido detener el avance del populismo autoritario: México no merece ser Venezuela y le tenemos que poner un alto a la amenaza que representan López Obrador y Morena.

El analista político José Antonio Crespo dijo a Efe que el posicionamiento de López Obrador, en el que aparece victimizado, podría dar fuerza a su discurso de la mafia, las trampas, la falta de credibilidad de cara a 2018, e incrementar el hartazgo ciudadano.

Paradójicamente, ganando el PRI, puede perder; y perdiendo Morena, puede ganar, reflexionó el analista, quien añadió que en estas elecciones la democracia mexicana ha demostrado no ser lo suficientemente fuerte y madura como para detener el operativo de Estado -con prácticas como la compra de votos- del partido oficialista.

Por EFE

Te puede interesar:

Las elecciones de la ira

Minuto a minuto: Elecciones 2017

Las elecciones de la ira

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
País Falta un proceso para eliminar la información
de los dispositivos de almacenamiento; compromete
la confidencialidad de información (Foto: Archivo/Cuartoscuro)

Cobro de energía, vulnerable a hackeos