Descubren ofrendas en Templo Mayor; podrían dirigir a tumba de emperador azteca

El hallazgo se dio en los escalones del Templo Mayor que incluyen un niño pequeño, vestido para parecerse al dios de la guerra, además de un juego de cuchillos de madreperla y piedras preciosas

Las ofrendas fueron depositadas por los sacerdotes aztecas hace más de cinco siglos. Foto: Reuters
Las ofrendas fueron depositadas por los sacerdotes aztecas hace más de cinco siglos. Foto: Reuters

Un tesoro de sacrificios aztecas, incluido un jaguar ricamente adornado y vestido como un guerrero, fue recientemente descubierto en el centro de la Ciudad de México y podría llevar a los arqueólogos al hallazgo más tentador hasta el momento: la tumba de un emperador azteca.

Descubiertos en los escalones del templo más sagrado de los aztecas durante el reinado del gobernante con mayor poder del imperio, las ofrendas de sacrificio también incluyen un niño pequeño, vestido para parecerse al dios de la guerra y la deidad solar azteca. Incluyen además un juego de cuchillos de madreperla y piedras preciosas.

Las ofrendas fueron depositadas por los sacerdotes aztecas hace más de cinco siglos en una plataforma circular y ritual, una vez ubicada frente al templo, donde los primeros relatos históricos describen el lugar de descanso final de los reyes aztecas.

Ninguno de estos detalles han sido reportados anteriormente y tal descubrimiento marcaría la primera vez, ya que no se ha encontrado ningún entierro azteca a pesar de décadas de excavaciones.

Nunca hemos hallado eso y tenemos ahora la enorme expectativa. Suponemos conforme vayamos profundizando vamos a seguir encontrando objetos muy ricos, expuso el arqueólogo principal, Leonardo López Lujan

La ofrenda de jaguar, que se encuentra en una gran caja rectangular de piedra que habría sido el centro de la plataforma circular, ha despertado una emoción particular.

Solo se ha excavado una décima parte del contenido de la caja, pero ya se ha encontrado una gran variedad de artefactos cerca de la parte superior. Entre los contenidos se encuentran un lanzara y un disco de madera tallada colocados en la espalda del felino, que era el emblema de la deidad patrona azteca Huitzilopochtli, el dios de la guerra y del sol.

Se identificó una capa de ofrendas acuáticas colocadas en la parte superior del jaguar orientado hacia el oeste, que incluye una gran cantidad de conchas, estrellas de mar de color rojo brillante y coral.

Estos probablemente representan el inframundo acuático por el que los aztecas creían que el sol viajaba por la noche antes de salir a la superficie al este para comenzar un nuevo día.

También se ha encontrado un ibis espatulado, un ave rosa de la familia de los flamencos, en la ofrenda. Se asoció con guerreros y gobernantes, y se pensó que representaba a sus espíritus en su descenso al inframundo.

Lo podremos ver una vez que podamos retirar una enorme cama de corales que está tapándonos visualmente lo que esta abajo del depósito, dijo el arqueólogo Miguel Báez, parte del equipo que excavó las ofrendas en la base del templo.

El Templo Mayor habría sido tan alto como una pirámide de 15 pisos antes de ser arrasado junto con el resto de la capital azteca de Tenochtitlán después de la conquista española de México en 1521.

Ampliado por cada rey azteca, se creía que el santuario estaba en el centro del universo y estaba coronado por dos templos más pequeños, uno en el lado norte dedicado al dios de la lluvia Tláloc y uno en el sur a Huitzilopochtli.

Las últimas ofertas se alinean con el templo del sur.

Sociedad guerrera

Varias décadas después de la conquista, los cronistas detallaron los ritos funerarios de tres reyes aztecas, todos hermanos que gobernaron desde 1469 hasta 1502.

Según estos relatos, los restos cremados de los gobernantes se depositaron con ofrendas lujosas y los corazones de esclavos sacrificados en o cerca de la plataforma circular.

En 2006, un monolito masivo de la diosa azteca de la tierra fue descubierto cerca con una inscripción correspondiente al año 1502, cuando murió el gobernante más grande del imperio y el último de los hermanos, Ahuitzotl.

Elizabeth Boone, una especialista en las culturas antiguas de México en la Universidad de Tulane, en Estados Unidos, señala que la muerte de Ahuitzotl se habría marcado con una memorización lujosa y que el jaguar puede representar al rey como un guerrero intrépido.

Podrías tener a Ahuitzotl en esa caja, dijo Boone.

También se ha identificado una caja de piedra más pequeña junto a la ofrenda de jaguar que contiene una capa superior de barras de copal, utilizada por los sacerdotes aztecas para el incienso, aunque también se ha excavado parcialmente, ya que ambas se abrieron a principios de este año.

Junto a él, se ha encontrado otra caja de piedra que contiene 21 cuchillos de pedernal decorados para parecerse a guerreros, incluido el mismo disco del dios de la guerra pero hecho de nácar, así como un lanzadardos y un escudo, ambos de madera y de miniatura.

Finalmente, una ofrenda circular adyacente contiene un niño sacrificado de aproximadamente nueve años de edad que se encuentra con un disco de madera del dios de la guerra, un collar de cuentas de jade y alas hechas de huesos de gavilán y adheridas a sus hombros.

Al igual que el jaguar, es probable que al niño le arrancaran el corazón como parte de un sacrificio ritual, aunque será necesario realizar más pruebas para confirmar la teoría.

Las ofrendas también hablan del alcance geográfico de los aztecas, una sociedad guerrera como la antigua Esparta que conquistó reinos vecinos para adquirir tributo.

Reuters

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
PaísEcatepec tenía un despliegue de 300 soldados y ahora cuenta con 600. Foto: Notimex

Ecatepec tiene más efectivos