Dan 9 mmdp a maestros que no dan clases

En 2016, la Secretaría de Educación Pública pagó casi 9 mil millones de pesos a personal contratado como maestro, pero que no da clases

Salón de clases . Foto: Cuartoscuro
Salón de clases . Foto: Cuartoscuro

En 2016, la Secretaría de Educación Pública pagó casi 9 mil millones de pesos del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo (FONE) a personal contratado como profesor, pero que no da clases y está asignado a labores administrativas en dependencias educativas estatales.

Con este dinero, por ejemplo, se habrían arreglado 2 mil 993 escuelas en la Ciudad de México ese mismo año y no sólo 400 con los mil 200 millones de pesos que se le asignaron en el programa Escuelas al Cien. El monto también es casi cuatro veces los 2 mil 500 millones de pesos que se autorizaron en 2016 para comprar tablets para alumnos de quinto y sexto de primaria, programa que finalmente fue cancelado por falta de recursos.

En el FONE, los profesores cobran por claves que identifican sus centros de trabajo y dentro de ellas se encuentra la clave ADG que designa a dependencias estatales educativas, cuyos empleados cobran en la misma nómina que los maestros.

El año pasado, en el FONE se registraron pagos por 8 mil 979 millones 978 mil 945 pesos para pagar esos sueldos en promedio, 61 mil 500 plazas ADG. Los registros vienen señalados como personal docente, sin embargo, están asignados a dependencias educativas donde no se dan clases.

 

El gran problema que observamos es la persistencia de pago a un número de individuos que hacen funciones sindicales o administrativas con una plaza de docente en violación a la Ley del Servicio Profesional Docente, explica Marco Fernández, profesor de la Escuela de Gobierno del Tec. de Monterrey e investigador de México Evalúa.

Fernández, quien está por presentar una investigación al respecto, explica que quienes mandan las solicitudes de pago son los gobiernos estatales que saben qué funciones desempeña ese personal y que no está relacionado con dar clases.

Si tú eres director de una escuela, supervisor o profesor y por algún motivo te mandan a la burocracia de la SEP de Guerrero o de Oaxaca o quieres trabajar para el sindicato, si tu plaza es de docente y quieres hacer estas cosas las puedes hacer, pero no con cargo al erario, sostiene Fernández.

El especialista explica que, aunque este tipo de plazas están en convenio con las autoridades federales, sí implican una contradicción legal que compromete una cantidad importante de recursos que se podrían aprovechar en otros programas.

Este problema viene de tiempo atrás, en la forma en que se descentralizó la educación y la falta de autorización por parte de la Secretaría de Hacienda para poder tener plazas administrativas y muchos estados empezaron a utilizar plazas docentes para labores de este tipo, la ley dice claramente que eso no se puede hacer, pero eso no ha sido impedimento, dice.

Sin embargo, el año pasado la SEP dejó de pagar a personal docente que estaba comisiona- do a labores sindicales, lo que le representó un ahorro de alrededor de mil millones de pesos.

Hay un esfuerzo por parte de la autoridad federal por tratar de cambiar estas sinergías, pero hay una resistencia por parte de las autoridades esta- tales. No sé si por presiones del sindicato para evitar conflictos con el magisterio en sus esta- dos, por no asumir el pago de la nómina de los que hacen labores administrativas, señaló.

POR IVÁN RAMÍREZ VILLATORO

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso