¿Cuál es la relación entre la matanza de la Plaza de las Tres Culturas, y el ataque de porros en UNAM?

En julio de 1968 un enfrentamientos entre alumnos de preparatorias y vocacionales fue disuelto con violencia  por granaderos

En la madrugada del 28 de agosto, los estudiantes fueron desalojados del Zócalo con tanquetas.
En la madrugada del 28 de agosto, los estudiantes fueron desalojados del Zócalo con tanquetas.

Los movimientos estudiantiles se caracterizan por pedir mejoras que, a su consideración, son necesarias para el bienestar y buen funcionamiento del sistema académico, social , y/o gubernamental y político. También cuando sus derechos o los de otros sectores de la población son atropellados.

En julio de 1968 un enfrentamientos entre alumnos de preparatorias y vocacionales fue disuelto con violencia  por granaderos. En días posteriores se llevaron a cabo dos manifestaciones autorizadas por el Departamento del Distrito Federal en el mismo día, con diferentes propósitos: la primera exigía la desaparición del cuerpo de granaderos, la segunda, aunque por otra causa, apoyó con mantas los reclamos de la primera.

Al finalizar la segunda marcha, se les invita a continuar hacia el Zócalo, uniéndose las dos marchas que, al estar a unas calles de este, son atacados por granaderos provocando la huida de los estudiantes. Finalmente hubo decenas de detenidos, incluyendo inocentes transeúntes y extranjeros que iban de paso.

El 27 de agosto, una marcha se dirigió al Zócalo donde finalmente un grupo de estudiantes permaneció en la plancha a la espera de una respuesta del gobierno ante sus exigencias.  En la madrugada del 28 de agosto, los estudiantes fueron desalojados del Zócalo con tanquetas. Después de esto son interceptados por soldados, granaderos, policías, y hasta bomberos. Horas después abren fuego contra estudiantes y soldados, los responsables son capturados y liberados al poco tiempo pues se presume fueron enviados por altos mandos del gobierno.

En septiembre 18, CU es invadida por el ejército; ese mismo día un choque entre estudiantes y granaderos, donde estos últimos usaron armas de fuego, termina en tiroteo hacia los estudiantes.

Octubre 1, el ejército desaloja por completo CU. 2 de octubre de 1968, la Plaza de las Tres Culturas es centro de reunión para miles de estudiantes. Entre los asistentes varias personas portaban guantes blancos, estos últimos eran infiltrados que pretendían acercarse a los dirigentes del movimiento para detenerlos. Un helicóptero sobrevolaba la Plaza y lanzó unas bengalas que fueron la señal para iniciar el operativo. Hubo una lluvia de balas sobre el lugar que proveían de los diferentes edificios que rodeaban a la plaza contra los asistentes y soldados que estaban en el lugar. Los soldados respondieron al fuego creyendo que eran los mismos estudiantes quienes disparaban.

Los estudiantes tratando de escapar, buscaron refugio en departamentos de los edificios aledaños, sin embargo, soldados entraron a la fuerza buscándolos. Al término de la balacera, había varios cuerpos en la Plaza de las Tres Culturas.

Septiembre 3 de 2018. Alumnos de la Escuela Nacional Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) Azcapotzalco se congregaron frente a la rectoría de la UNAM, exigían un fin a la violencia en su escuela, salida de los porros.

Mientras se manifestaban frente a rectoría llegó un grupo de porros les trataron de hacerles frente pero fueron rebasados por la violencia de estos pandilleros que comenzaron a lanzar bombas molotov y petardos, y con palos fueron golpeados.

El resultado fue de dos estudiantes mal heridos, uno con heridas de armas blanca, otro con quemaduras, varios golpeados. Los videos grabados por los propios estudiantes pudieron constatar que varios de los porros ni siquiera eran estudiantes o ya habían sido expulsados con anterioridad. La seguridad interna de la UNAM no actuó debidamente ante tal ataque, por lo que se presume hubo indicaciones de arriba para que no intervinieran. Varios encargados de la seguridad fueron removidos.

Los grupos de choque se caracterizan por ser violentos y arremeter contra jóvenes que protesten contra algún interés particular que no convienen a los que los contratan, ya sea autoridades de las propias escuelas, partidos políticos, o gobiernos locales o federales, es una forma de ejercer el control. Su forma de actuar es sembrando miedo entre la población para evitar continúen los movimientos que interfieran con sus intereses.

 

Por Piero Rabasa

[email protected]

¿Te gustó este contenido?