Covid-19: Antecedente de viaje ya no es necesario; priorizarán síntomas

En la fase 2, el gobierno federal difundió una nueva definición de los casos sospechosos, que consiste en identificar si la persona ha presentado una combinación de al menos tres síntomas

Cambios en la estrategia de México. Foto: Cuartoscuro

El antecedente de viaje al extranjero ya no es un dato indispensable para ubicar y vigilar los casos sospechosos de coronavirus COVID19 en México.

Luego de la activación de la fase 2, el gobierno federal difundió una nueva definición de los casos sospechosos, que consiste en identificar si la persona ha presentado una combinación de al menos tres síntomas en los últimos 7 días.

El Comité Nacional para la Vigilancia Epidemiológica (CONAVE) comunicó el 24 de marzo a las entidades del país la nueva definición que será útil para todo el personal de salud.

Ahora, un caso sospechoso de COVID-19 es el siguiente:

Persona de cualquier edad que en los últimos 7 días haya presentado al menos dos de los siguientes signos y síntomas: tos, fiebre o dolor de cabeza. En el caso de niños menores de cinco años, la irritabilidad puede sustituir a la cefalea.

Los síntomas anteriores deben estar acompañados de al menos uno de los siguientes signos: dificultad para respirar o disnea, que es un dato de gravedad; dolor de articulaciones (artralgia); dolor muscular (mialgia); dolor de garganta (odinofagia) o ardor faríngeo; escurrimiento o secreción en la nariz (rinorrea); conjuntivitis o dolor torácico.

Así lo detalla un oficio, fechado el 24 de marzo, del cual se tiene copia, el cual indica que el director general de epidemiología y secretario del CONAVE, José Luis Alomía instruyó difundir esta información a los comités estatales de vigilancia epidemiológica.

Esta información también se encuentra disponible ya en el portal de educación en salud del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Añade que un caso confirmado de COVID19 es aquella persona que cumpla con la definición operacional de caso sospechoso y que cuente con diagnóstico confirmado por la red de laboratorios reconocidos por el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (Indre).

Hasta el 17 de marzo, cuando se había emitido el último aviso epidemiológico de las autoridades, los casos sospechosos de COVID19 eran aquellos que en los últimos 14 días presentarán síntomas respiratorios además de haber estado en contacto con un caso confirmado o bajo investigación o bien haber estado en alguno de los países que hasta ese momento tenían transmisión local del COVID19: China, Hong Kong, Corea del Sur, Japón, Italia, Irán, Singapur, España, Francia, Alemania y los siguientes estados de los Estados Unidos: Washington, California y NuevaYork.

Aún pueden aparecer casos de importación, sin embargo el antecedente de viaje ya no es indispensable.

Sin embargo, el 24 de marzo el gobierno federal declaró de manera oficial que México está en fase dos de la epidemia, es decir que se reconoce que hay transmisión local del virus que no está relacionada a casos de importación y se dieron a conocer medidas obligatorias de distanciamiento social para prevenir contagios.

Un día antes sesionó de manera extraordinaria el CONAVE y se artículo la nueva definición de casos sospechosos, que fue comunicada mediante oficio el día 24, por lo cual ese mismo día se emitió la nueva definición operacional.

Aplicarán modelo Centinela

El oficio mencionado señala que a partir de la aplicación de la nueva definición operacional de casos, la vigilancia epidemiológica del nuevo coronavirus cambia al modelo centinela y para ello se utilizarán las 475 unidades activas para la vigilancia de influenza, aunque las unidades de salud que no sean parte de este sistema podrán muestrear 100% de los casos sospechosos graves de COVID19.

El documento añade que aún está por adecuarse la plataforma para realizar esta vigilancia.

Además, se menciona que las instituciones del CONAVE acordaron los porcentajes de muestreo para la vigilancia epidemiológica de COVID19: 10% para casos sospechosos con síntomas leves y que no requieran hospitalización (ambulatorios), y 100% de los casos sospechosos con síntomas graves (dificultad respiratoria).

Además, se tomará el 100% de muestras a pacientes graves que cumplan la definición de infección respiratoria aguda grave (IRAG), de todas las unidades médicas del país.

Las instituciones que cuenten con más recursos podrán hacer más muestras en pacientes ambulatorios.

El oficio del CONAVE también precisa que en breve se ajustarán todos los documentos y avisos como parte de la modificación de las definiciones operacionales.

TE PUEDE INTERESAR:

Por Gerardo Suárez

gzm

¿Te gustó este contenido?



Escribe al menos una palabra.