Combate a la corrupción da certeza y solidez a la democracia: Otálora Malassis

La magistrada presidenta de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Otálora Malassis destacó la importancia de la creación del Sistema Nacional Anticorrupción

Combate a la corrupción da certeza y solidez a la democracia: Otálora Malassis

La magistrada presidenta de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Janine M. Otálora Malassis, aseguró que el combate a la corrupción da certeza, solidez y futuro a la democracia, en un momento histórico en que la sociedad exige transparencia y rendición de cuentas en el uso y destino de los recursos públicos.

Transparencia, rendición de cuentas y combate a la corrupción no pueden ser sólo un juego de palabras, sino fuente de fortaleza y prestigio institucional, indispensables en la renovación pacífica del poder político. Por ello, candidatos y actores políticos están llamados a escuchar el clamor social de combatir y sancionar los actos de corrupción, subrayó la magistrada presidenta.

Al encabezar la inauguración del Curso de Control Interno 2018, en el auditorio José Luis de la Peza de la Sala Superior, Otálora Malassis destacó la importancia de la creación del Sistema Nacional Anticorrupción, que ha recogido las demandas y las iniciativas de la sociedad civil, y dijo que el Poder Judicial de la Federación se ha sumado con decisión a este esfuerzo nacional, al estandarizar el conocimiento y la aplicación del control interno entre el personal, reforzando al mismo tiempo, la misión y las actividades del TEPJF.

Así, en el marco de la firma de un convenio con la Secretaría de la Función Pública, a fin de intercambiar experiencias, conocimientos y criterios en materia anticorrupción, la magistrada presidenta dijo que en el Tribunal estamos trabajando cotidianamente para consolidar nuestros procesos internos conforme a estándares que garanticen la prestación del servicio en las mejores condiciones e incluso si se presentaran circunstancias que pudieran dificultar el cumplimiento de nuestras metas institucionales.

Lo anterior, agregó Otálora Malassis, se hace a partir del modelo de Control Interno denominado COSO, que se rige a partir de cinco importantes componentes: 1) un ambiente de control, 2) evaluación de riesgos relacionados con los objetivos de la institución, 3) actividades de control para garantizar que se cumplan las instrucciones, 4) flujos de información y comunicación que permitan a los servidores públicos conocer sus responsabilidades y su participación dentro del Sistema de Control Interno, y 5) actividades de supervisión para revisar el correcto funcionamiento del sistema.

En su intervención, el consejero de la Judicatura Federal, Alfonso Pérez Daza, destacó que la alta tarea de impartir justicia en un contexto de pluralidad democrática exige el compromiso de todo el funcionariado, de apuntalar permanentemente las capacidades profesionales que los deberes requieren y que la ciudadanía demanda.

El consejero Pérez Daza mencionó que sabedores de la relevancia que posee la profesionalización en el ámbito de la impartición de justicia, reconoce los esfuerzos por consolidar sistemas de gestión y control, como los que promueve este Tribunal [que] representan una agenda necesaria para avanzar en la rendición de cuentas.

Pérez Daza reiteró que en un momento de intensa deliberación pública como la que vivimos ahora, el Poder Judicial reitera su compromiso con las mejores causas de la nación, la justicia, la democracia y la paz social.

POR REDACCIÓN/ HERALDO

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
PaísLa tumba del Benemérito de las Américas está resguardada por varios felinos que viven ahí. FOTO: ESPECIAL

Dejan solo al Benemérito