Charla entre chilaquiles y queques

El Presidente desayunó con el senador Ricardo Monreal, quien entre frijoles y queques le notificó que la oposición votaría contra la terna de la CRE

El Presidente
acostumbra
comer en su
oficina ubicada
en Palacio
Nacional. FOTO: ESPECIAL
El Presidente acostumbra comer en su oficina ubicada en Palacio Nacional. FOTO: ESPECIAL

Con frijoles negros de la olla y con unos queques tabasqueños, el presidente Andrés Manuel López Obrador se enteró de la negociación en el Senado que advertía el segundo rechazo de la oposición a las ternas para integrar la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Ayer, luego de la conferencia de prensa matutina, el Presidente desayunó en su oficina con el coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, quien llevó los frijoles que acompañaron los chilaquiles verdes con pollo criollo que degustaron en una de las mesas históricas de Palacio Nacional, que lucía -en la fotografía que presumió el mandatario en sus redes sociales- sin manteles que evitaran algún desperfecto.

Desayunando con el senador Ricardo Monreal. El puntal: chilaquiles, frijol, jugo de toronja y unos queques. Antes se acostumbraba a comer bien desde temprano para aguantar todo el día; luego se adoptó el desayuno ligero. Sin embargo, los nutriólogos sostienen que el alimento más importante es el de la mañana, publicó López Obrador.

El encuentro privado se dio también en el marco de los conflictos internos de Morena, donde han sido evidentes los desencuentros entre la presidenta de ese instituto político y Monreal, incluyendo a sus principales colaboradores, como es el caso de Alejandro Rojas Díaz-Durán.

Incluso, desde temprano se supo de este desayuno porque el propio Monreal hizo un video -que luego publicó en sus redes sociales- caminando fuera y dentro de Palacio Nacional, previo al desayuno con López Obrador.

Sin embargo, Monreal, quien salió apresurado al Senado a una reunión con los coordinadores parlamentarios opositores, aseguró que los desencuentros morenistas no fueron tema en este desayuno, que antecedió a otras reuniones privadas que tuvo el Presidente con integrantes de su gabinete y con el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez.

En ese desayuno, según el propio legislador zacatecano, el Presidente reconoció que era previsible que no tuvieran en la Cámara alta los votos necesarios para que los candidatos avanzaran a la siguiente fase.

También se habló de la agenda legislativa, donde se reconoció que sigue pendiente la Reforma Educativa, laboral, la revocación de mandato, la consulta popular, así como las leyes complementarias de la Guardia Nacional.

Acordaron volver a encontrarse para compartir el pan y la sal, y donde el menú continuará siendo una mezcla zacatecana y tabasqueña.

 

Por Francisco Nieto

oos

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
País32 Institutos locales planean eliminar. Foto: Especial.

La reforma electoral sí va: Morena