Bancada de Morena aísla a Batres

La legisladora prevé que durante la próxima reunión plenaria se puedan limar asperezas con Martí Batres

Mónica Fernández fue postulada como candidata a presidir la Mesa Directiva.

Foto: PABLO SALAZAR SOLÍS
Mónica Fernández fue postulada como candidata a presidir la Mesa Directiva. Foto: PABLO SALAZAR SOLÍS

Entre los senadores de Morena no hay confrontación: Hay un inconforme, pero eso no significa división. La senadora Mónica Fernández, quien se perfila como la próxima presidenta del Senado —con el respaldo de Morena, su bancada—, minimizó las acusaciones del actual presidente de la Cámara Alta, Martí Batres.

Luego de que Batres no pudo reelegirse y desconociera el resultado de la votación, la senadora por Tabasco aceptó que le preocupa la pugna que surgió entre Batres y el líder de la bancada morenista, Ricardo Monreal, pero confió en que la reunión plenaria del 28 y 29 de agosto sirva para limar asperezas.

En entrevista con El Heraldo de México, Fernandez, quien todavía es vicepresidenta del Senado, dijo que, de ser avalada por el Pleno, impulsará la participación de las mujeres, continuará la política de austeridad y de consensos con las demás bancadas.

—¿Qué opina del resultado?

—Mis compañeros confiaron en mí, me eligieron por unanimidad y eso es un compromiso mayor. Quiero que podamos tener un parlamento de primer nivel y redignificar el trabajo del Senado.

—¿Por qué quiso ser presidenta de la Mesa Directiva?

—Desde el año pasado me postulé. Tenía claro que debíamos demostrar una nueva forma de hacer política y que la participación de las mujeres podía ser realidad en esta nueva etapa del país.

—¿Qué significa ser la segunda mujer que presida el Senado?

—Un honor. Nuestra lucha siempre ha sido que haya paridad, no como concesiones sólo por ser mujeres, sino tener la mismas oportunidades y espacios que los hombres para desarrollar cualquier trabajo.

—¿Cuál es su propuesta?

—Mi principal tarea es que prevalezca la búsqueda de consensos. (En Morena) somos mayoría, pero hemos privilegiado ir juntos en los grandes temas nacionales: las reformas Educativa y Laboral y la Guardia Nacional salieron por unanimidad o amplia mayoría.

Esta corresponsabilidad permitió un acuerdo inédito, el plan de austeridad. Se acabó con dispendios y hasta con actos de corrupción.

—¿Qué piensa de la pelea entre Batres y Monreal?

—Fue un proceso inédito, nunca se había elegido a un representante con voto secreto, urna transparente, notario y presencia de la Comisión de Honestidad y Justicia del Partido. El resultado para todos fue satisfactorio y el grupo tomó las decisiones. No hay confrontación en el grupo; hay un inconforme, pero no significa que haya división ni ruptura al interior de Morena. Se privilegió salir unidos.

—¿Piensa hacer algo para reparar esa grieta?

—Nos vamos a reunir todos y vamos a tomar las decisiones adecuadas como grupo. Después de nuestra plenaria estaría en condición de decir las posiciones acordadas.

—¿Qué tanto le preocupa que haya una división entre ellos?

—Sí me preocupa porque todos son mis amigos, me preocupa que haya diferencias entre los dos pero el grupo dio una señal de fortaleza y con eso me quedó.

—¿No les duelen las declaraciones de Batres?

—Trato de no ser aprehensiva. Lamento que se sienta así. Su posición es respetable, pero no quiere decir que el proceso esté viciado.

—¿No le resta credibilidad a la bancada?

—¿Y por qué no al revés? Si todos estamos reunidos, ¿no le resta credibilidad a quien lo dice?

 

El pueblo tiene un instinto certero, sabe quién se preocupa por ayudarlo y quién es un trepador, un oportunista.

ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, PRESIDENTE DE MÉXICO

Martí Batres hizo un buen papel, no hace grillas. Se ensució una elección que no era necesario ensuciar.

YEIDCKOL POLEVNSKY, PRESIDENTA DE MORENA

 

POR GERARDO SUÁREZ

edp

¿Te gustó este contenido?