Avanza la obra y cuidan vestigios

Extracción de restos de dos osamentas halladas lleva entre seis y ocho meses

ZONA DE ALTO VALOR. En parte de lo que fue el lago Xaltocan se realiza el aeropuerto. Foto: Víctor Gahbler
ZONA DE ALTO VALOR. En parte de lo que fue el lago Xaltocan se realiza el aeropuerto. Foto: Víctor Gahbler

En la construcción del aeropuerto General Felipe Ángeles en la Base Aérea Militar de Santa Lucía, donde están en ejecución 17 de los 20 frentes de obra, se tiene cuidado para preservar los restos de mamuts y entierros prehispánicos encontrados en el predio.

Se han hallado dos osamentas, en dos puntos diferentes, de mamuts, estos se ubicaron a una profundidad entre 2.10 y 2.30 metros del nivel del terreno, así también se halló un asentamiento humano, todos estos descubrimientos están siendo rescatados, analizados y estudiados por personal del INAH, dijo el ingeniero constructor militar, Jesús Cándido Abreu.

Explicó que en el momento en que se detecta algún vestigio arqueológico o paleontológico se hacen sondeos previos a que ingrese maquinaria, y en cuanto se encuentra algo en esa área no se trabaja hasta que no se rescaten los vestigios.

Los trabajos para la extracción de los mamuts tendrán una duración de entre seis y ocho meses, y podrían extenderse en caso de que se localicen más resto de megafauna.

También se localizaron tlateles (montículos arenosos superficiales a las orillas de lo que fue el lago) y dos entierros prehispánicos, además de material arqueológico de data del año 1200, de la ciudad de Xaltocan, contó Jesús, un arqueólogo del INAH que participa en los trabajos.

Ahí (en el tlatel) encontramos el desplante de un apisonado, y debajo del apisonado está un entierro, estaba su cama de cerámica nada más, aquí creemos que es la parte baja, la parte plana, tal vez no habitaciones, parte de cerámica, restos materiales arqueológicos, relató.

Se trata de fragmentos de costillas, columna vertebral, tórax, vértebras, muelas y dientes, y se cree que podría haber en la zona una vivienda provisional prehispánica, en lo que fue la rivera del lago Xaltocan.

Algunos arqueólogos dicen que estos cerritos (tlateles) tienen una casita porque es temporal, ahí llegaban, vivían, acampaban, y hacían sus actividades (de pesca), entonces eso es lo que creemos que encontramos. Yo encontré un pisito, nada más, y debajo estaba el entierro y todo el material cerámico, explicó el arqueólogo.

En el terrero de tres mil hectáreas donde se construye la nueva terminal aérea, trabajan dos mil 500 civiles y 450 militares.

Entre los frentes abiertos son las pistas, torre de control, terminal de pasajeros, estacionamiento, terminal de combustibles, redes hidráulica y sanitaria, red eléctrica, habitacional, zona militar, son algunos de los frentes abiertos.

Uno de los trabajos más avanzados está en la pista 1, donde se tienen 1.7 kilómetros de los 4.5 que medirá la superficie.

POR PARIS ALEJANDRO SALAZAR

eadp

¿Te gustó este contenido?