Aumentan muertes de migrantes en la frontera con Estados Unidos

De acuerdo con la Cancillería, entre 2015 y 2016 casi se duplicó el número de fallecimientos en la frontera norte del país

Migrantes esperan en Tijuana poder cruzar a Estados Unidos para pedir asilo. FOTO: CUARTOSCURO
Migrantes esperan en Tijuana poder cruzar a Estados Unidos para pedir asilo. FOTO: CUARTOSCURO

El número de migrantes mexicanos fallecidos en su intento por cruzar la frontera con Estados Unidos indocumentadamente se incrementó en un 90 por ciento de 2015 a 2016, de acuerdo con un reporte publicado por la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

Las fatalidades habían pre sentado una baja constante desde 2010, año que registró
343 muertes de migrantes, y continuaron descendiendo hasta alcanzar su punto más bajo en 2015: 166 muertes. La cifra se disparó hasta 316 decesos en 2016.

El reporte de la SRE es integrado por la red de consulados mexicanos ubicados en las ciudades fronterizas con Estados Unidos. Las cifras reportadas muestran cambios en los puntos de riesgo para los migrantes que cruzan la frontera.

En 2010 la gran mayoría de las muertes de toda la frontera sucedían en el Estado de Arizona, pero en siete años aumentó en número de fatalidades en Texas. Ahora ambas entidades registran números similares, aunque la zona fronteriza de Arizona es considerablemente menor a la de Texas.

El corredor fronterizo Nogales, Sonora-Tucson, Arizona, ha sido –y continúa siendo– el más mortífero para los migrantes. Ubicado en la región binacional del Desierto de Sonora, durante el verano registra temperaturas tan calurosas como las de Dubai (45 grados centígrados), y tan frías como las de Moscú en el invierno (-10 grados centígrados).

A pesar de albergar a las ciudades más pobladas de toda la región binacional, la frontera de California y Baja California registró tan sólo el 5 por ciento de las muertes en 2016. Esto se debe, en gran medida, por el alto número de elementos de la Patrulla Fronteriza y la tecnología utilizada para vigilar la zona.

La principal causa de muerte en 2016 fueron los ahogamientos. Las fuertes corrientes del Río Bravo –una frontera natural entre ambos países– cobraron la vida de 50 migrantes en 2016.

La segunda causa de muerte es la deshidratación, ya que por lo regular los migrantes deben caminar largos trechos de desierto, hasta llegar a zonas pobladas o carreteras donde son recogidos por los traficantes de personas o coyotes.

Crisis en la frontera

Para la doctora Alejandra Castañeda, investigadora de El Colegio de la Frontera Norte, la situación de riesgo que viven los migrantes que cruzan la frontera indocumentadamente es crítica.

Una de las posibles explicaciones al incremento tan drástico y repentino es el reforzamiento de la vigilancia de parte de las autoridades federales estadounidenses, en las regiones más pobladas de la frontera como California.

Como consecuencia los flujos migratorios cambian hacia lugares más apartados y zonas más agrestes, donde ni siquiera hay necesidad de un muro, pues las mismas condiciones geográficas disuaden el cruce.

La frontera natural se vuelve una especie de policía, donde muere mucha gente porque el desierto o el río los mata, explica Castañeda.

La Investigadora destacó que desde la administración de Barack Obama el flujo de
migrantes de México a Estados Unidos había presentado una disminución, hasta hace dos años cuando comenzaron a registrarse números negativos, pues cada vez regresaban más migrantes a México de los que se iban hacia Estados Unidos.

Sin embargo, los migrantes que aún deciden cruzar la frontera corren más riesgos que nunca.

Las otras causas de muerte

Otros de los riesgos de muerte que enfrentan los migrantes es introducirse ilegalmente a Estados Unidos escondidos en automóviles, camiones de carga o embarcaciones ligeras.

El 68 por ciento de las muertes reportadas por los consulados mexicanos en la frontera son agrupados en la categoría otras causas. Este grupo es cuatro veces más grande que el de ahogados y seis veces más que los deshidratados.

Se integra por diversas causas de muerte, entre ellas los decesos por asfixia y golpes de calor, así como accidentes como choques o volcaduras que sufren los migrantes escondidos en vehículos como los antes mencionados.

El último caso de migrante muerto se registró el 3 de mayo.

Por: Luis Alonso Pérez

¿Te gustó este contenido?