Gastan Cámaras en almohadas y colchones

El Informe de la Cuenta Pública 2018 permitió a la ASF detectar compras en el Congreso que no fueron justificadas, como relojes, despensas, cemento, medicamentos, pintura... entre otros

La ASF detectó gastos inadecuados en los primeros tres meses de la actual legislatura en el Congreso de la Unión. Foto: Especial

Despensas, colchones, almohadas y hasta relojes de cuatro mil pesos, fueron algunas de las adquisiciones que detectó la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en los primeros tres meses de la actual legislatura en el Congreso de la Unión.

De acuerdo con el informe general de la Cuenta Pública 2018, la ASF precisó que uno de los gastos reportados por el Senado, en los últimos meses de ese año, fue la compra de 67 relojes con un valor de 270 mil pesos, es decir, cuatro mil pesos cada uno.

Según el reporte, se revisó dicha compra realizada por la Dirección General de Recursos Humanos al proveedor Holzer y Compañía SA de CV, pero el Senado no detalló para qué fueron adquiridos los relojes, ni el destino que tuvieron.

La Cámara alta también adquirió 32 sillones ejecutivos por la cantidad de 160 mil pesos (cinco mil pesos cada uno) y cinco mesas para la sala de juntas del Senado con un precio de 180 mil pesos (36 mil pesos cada una).

En cuanto a la Cámara de Diputados, según la auditoría, no justificó dos millones 185 mil 590.79 pesos, señalados como un probable daño a la Hacienda Pública.

Por ejemplo, de la partida Asignaciones para el cumplimiento de las funciones legislativas, la ASF localizó 272 facturas por un importe de 962 mil pesos con los conceptos de despensas, cemento, colchones, almohadas, botanas, pintura, medicamentos, pasteles, entre otros.

Los recursos que no fueron justificados y es un probable daño a la Hacienda Pública por parte de San Lázaro, también se refiere a apoyos económicos para legisladores, gastos discrecionales para transporte, consumo de alimentos, estacionamientos, y hospedajes y arrendamientos, para que los legisladores permanezcan en la Ciudad de México con la finalidad de acudir a las sesiones en los periodos ordinarios y extraordinarios del Congreso.

La ASF reportó que el Senado, en los primeros tres meses de la actual LXIV Legislatura en 2018, tuvo partidas discrecionales y compras de artículos que no son propios de los trabajos legislativos.

En ese sentido, tras una revisión exhaustiva de los gastos, el Senado no pudo aclarar en qué gastó 124 millones de pesos bajo los rubros de Asignaciones a los Grupos Parlamentarios y Seguros de bienes Patrimoniales.

No se contó con la información que permita evaluar la razonabilidad del gasto, o bien, comprobar que los recursos se ejercieron para llevar a cabo los trabajos legislativos, señala a ASF.

Las irregularidades sucedieron a pesar de que Morena tomó las presidencias de la Mesa Directiva y de la Junta de Coordinación Política en ambas cámaras legislativas.

Dichos órganos de gobierno vigilan el gasto de los recursos y deciden el destino de algunas partidas, como las asignadas a las bancadas.

POR IVÁN E. SALDAÑA Y MISAEL ZAVALA

eadp

¿Te gustó este contenido?



Escribe al menos una palabra.