Ahora es de todos

El nuevo Centro Cultural que fue hasta el E 30 de noviembre la casa de 13 presidentes, abrió sus puertas ayer a todo el público para conocer los lujos y secretos bajo los cuales vivían sus habitantes

 Un promedio de 20 minutos debieron de esperar los visitantes del Centro Cultural Los Pinos para poder ingresar al inmueble. Foto: Reuters
Un promedio de 20 minutos debieron de esperar los visitantes del Centro Cultural Los Pinos para poder ingresar al inmueble. Foto: Reuters

El reloj marcaba las ocho de la mañana, cuando el comerciante Jesús Basilio, de 55 años, llegó ayer a Los Pinos para ser uno de los primeros 30 mil visitantes en entrar a la que fue la residencia oficial de 13presidentes.

Minutos después se formó también la señora Gabriela Barrientos. Ambos fueron de los que encabezaron la fila, que en punto de las 10:00 horas entró al nuevo Complejo Cultural Los Pinos.

Frente a las puertas centrales, ondeaba una bandera mexicana y al pie de ésta, un letrero de flores que daba la bienvenida al pueblo.

La música de la banda infantil comunitaria de Texcoco recibió al público que entró gritando: Sí se pudo. Doce años de trabajo y justicia. Otros más lucían emocionados, traían gorros, sombreros, banderas de México y de Morena, hasta banquitos para sentarse frente a la pantalla de la explanada Francisco I. Madero.

 

Las familias pudieron ver el estilo de vida de sus exmandatarios. FOTO: BET-BIRAI-NIETO

Algunos hicieron su recorrido por Molino del Rey y la Galería Histórica, ubicados junto a la zona del Estado Mayor Presidencial, ahí se apreciaban 4 autos de expresidentes, sólo faltó el de Miguel de la Madrid, el cual aparentemente sacaron hace unas semanas.

La visita continuaba en la puerta 3, a la cual se accede por el Bosque de Chapultepec. Previó a la entrada de las casas de los Presidentes, se pasaba por un filtro de seguridad.

El Complejo Cultural Los Pinos dio la bienvenida
a todos sus visitantes. Foto: Nayeli Cruz / El Heraldo de México

Una pantalla y la orquesta sinfónica de armonía tepozteca del Estado de México, se observa junto a la Calzada de los Presidentes, donde están las estatuas de los jefes de Estado que vivieron en dicha residencia. La más reciente, la del hoy expresidente Enrique Peña Nieto.

La gente se tomó fotografías haciendo algunas señas de inconformidad junto a ellos, en especial a la de Gustavo Díaz Ordaz.

 

Finalmente AMLO se dio su vuelta por la residencia, pero no vivirá ahí. Foto: Nayeli Cruz / El Heraldo de México.

La primera casa a visitar entre el público fue la de Miguel Alemán, en donde vivió EPN y su familia durante los seis años de su mandato. Para acceder, había que esperar unos 20 minutos.

Se apreciaban salas y la biblioteca José Vasconcelos, en donde había espacios sin libros y la oficina presidencial donde se tomaron varias decisiones de los tres últimos gobiernos. En la planta superior, del lado derecho, se encuentran las habitaciones vacías, sin ningún recuerdo de la familia presidencial.

¿Quién vivía aquí?, preguntaban los niños a sus padres que recorrían cada una de las cuatro recámaras acondicionadas para la familia de Peña.

La Galería Histórica del Estado Mayor, organismo que desapareció ante la llegada de AMLO, también abrió sus puertas al público.

Por PATRICIA VILLANUEVA
[email protected]

jrr

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
País Líderes magisteriales se reunieron en
privado con el presidente López Obrador. FOTO: ESPECIAL

SNTE le toma la palabra a AMLO