Violencia en víspera de ayuda

Soldados de Maduro dispararon contra activistas, previo a la entrada de alimentos y medicinas

Hubo ataques de soldados del
régimen contra ciudadanos y activistas. FOTO: REUTERS
Hubo ataques de soldados del régimen contra ciudadanos y activistas. FOTO: REUTERS

CARACAS. Al menos dos personas murieron y doce resultaron heridas ayer, en la comunidad indígena de Kumarakapay, en el estado Bolívar, tras un enfrentamiento entre soldados y miembros de la etnia Pemón, quienes trataron de impedir el paso de unidades militares, a la localidad que está a kilómetros de la frontera con Brasil, cerrada por el régimen de Maduro.

Al cierre de esta edición, la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, informó del cierre temporal total de la frontera con Colombia, por amenazas contra la paz.

El alcalde del municipio Gran Sabana, Emilio González, explicó a El Heraldo de México, los hechos ocurridos ayer en la mañana: Hay un punto de control, en ese punto de control, en vista de que estaban subiendo tres convoy con Guardia Nacional (…) el cuerpo indígena no permite la entrada de éstos; sin embargo, hubo un acuerdo y ellos pasaron, al pasar 50 metros más o menos empezaron a dispararle al pueblo.

Por su parte, el diputado de la Asamblea Nacional, Américo De Grazia, informó que indígenas tomaron el aeropuerto de Santa Elena de Uairén, en el Estado Bolívar, para impedir el ingreso de equipos represivos, y que también habían retenido a un comandante de la Guardia Nacional, tras los hechos violentos de la mañana.

Este no fue el único incidente violento que se registró a horas del momento previsto para el ingreso de la ayuda humanitaria a Venezuela. Uno de los autobuses de la caravana de diputados que partió de Caracas el jueves hacia la frontera con Colombia, fue atacado con piedras, una de éstas hirió a uno de los conductores que debió recibir asistencia médica.

Alrededor de 30 horas tomó el viaje de los parlamentarios hacia la frontera. Hubo forcejeo y mediación con efectivos de seguridad que los detenían a su paso.

Los parlamentarios lograron llegar al estado Táchira, fronterizo con Colombia para incorporarse a las tareas para el ingreso de la ayuda humanitaria. Una asistencia que seguía creciendo el viernes. Desde la Florida, en Estados Unidos, fueron llevadas a Cúcuta 40 toneladas adicionales donadas por el gobierno de ese país.

También de Chile llegó ayer a Colombia un avión con ayuda humanitaria. El presidente de esta nación, Sebastián Piñera, viajó a Cúcuta para hacer este aporte y para solidarizarse el pueblo venezolano.

No puede haber nada más cruel que un gobierno que le niega y cierra los caminos de la ayuda humanitaria que su pueblo tanto necesita, dijo.

Mario Abdo Benítez, presidente de Paraguay, también en Cúcuta reiteró su solidaridad y compromiso con los ciudadanos venezolanos. Va a quedar en la historia la resistencia del pueblo venezolano a la tiranía, que ha demostrado su valentía, su coraje y que hoy está cerca de ese fin que tanto esperamos todos, de verle a Venezuela libre, expresó.

La causa humanitaria pacífica, de recibir toda esta a ayuda en territorio colombiano, con el apoyo de distintos países, es porque queremos que Venezuela salga de esa ruptura lamentable, que ha llevado a que muchas personas estén muriendo de hambre o que no tengan ni siquiera medicamentos, dijo el presidente de Colombia, Iván Duque al recibir a su homólogo de Paraguay.

ONU HACE LLAMADO

El secretario general de la ONU, António Guterres, urgió ayer al gobierno de Maduro a no usar la fuerza letal contra manifestantes, tras reunirse con el canciller Jorge Arreaza.

POR JESSICA MORALES /ESPECIAL

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OrbeG20. Ebrard, antes de su viaje a China, estuvo
en Japón donde saludó al presidente Putin. Foto: AP.

Ebrard reaviva interés a China